Historias de brujas

Historias de brujas

Historias de brujas

Historias de brujas. Dolores Espinosa, escritora española. Poema infantil sobre historias de brujas.

Era una noche oscura,

era una noche fría,

ya no se hacen travesuras,

se ha terminado el día.

Reunidos junto al fuego,

niños y padres descansan,

acabados ya los juegos,

extrañas historias relatan.

Las brujas, dice mamá,

de espíritus se alimentan,

asiente, silente, papá

y voces misteriosas comentan:

-Eso no son más que cuentos

las brujas no hacemos eso

tomar espíritus como alimento

con los gases que provocan,

yo me quedo con el queso.

¿Quién ha hablado?- la niña pregunta.

¿Quién ha dicho eso?- pregunta mamá.

Será el viento, papá apunta,

que por la chimenea parece silbar.

La niña se abraza a mamá,

por el frío, no se crea,

y el peque a papá se pega

pero no por miedo, qué va, qué va.

En voz baja mamá cuenta

que comen niños las brujas

qué imagen tan truculenta,

qué malas son las pirujas.

-¡Qué mentira! ¡… ira… ira… ira…!

¡Menuda falsedad! ¡… edad… edad… edad..!

¡No comemos hace la tira!

Con la acidez que nos dan.

¿Quién ha hablado?- la niña pregunta.

¿Quién ha dicho eso?- pregunta mamá.

Será el viento, papá apunta,

que por la chimenea parece silbar.

Y un poco más se aproximan,

se acercan un poco más,

al fuego aún más se arriman,

por el calor… nada más.

Las brujas, mamá susurra,

usan para aliñar

polvo de hadas absurdas

y, cuando van a amasar

tartas de fresas y uvas,

risas de bebé vuelan a atrapar,

porque como levadura

las suelen usar.

-Esto ya está mejor …ejor …ejor …ejor-

Se oyen voces murmurar.

-Esto ya me gusta más … as …as …as-.

Se oyen voces comentar.

-Esto ya no es camelo …elo …elo ….elo

sino muy real y veraz …az …az …az.

¿Y tú por qué hablas con eco?

-Porque me divierto más …as …as …as-.

¿Quién ha hablado?- la niña pregunta.

¿Quién ha dicho eso?- pregunta mamá.

Será el viento, papá apunta,

que por la chimenea parece silbar.

Pero ahora todos tiemblan,

no lo pueden evitar,

el terror mueve sus piernas,

se empiezan a levantar.

Despacito, en silencio,

se ponen los pijamas,

calladitos, circunspectos,

se van a una misma cama.

Abrazados y temerosos

se duermen hasta mañana,

mientras sobre el tejado rojo,

brujas vuelan con algo de galbana.

-Se acabaron las historias … orias …orias …orias,

mejor nos vamos, hermanas …anas …anas …anas.

A comer unas zanahorias …orias …orias …orias

y un yogur de bananas …anas …anas …anas.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios