El sapito llorón

Había una vez un sapito llorón, que lloraba y lloraba sin cesar
y que no dejaba de pensar en su amada, que no sabía cocinar,
al tiempo se oyó tocar una triste canción de amor,
era el sapito llorón, y así cantaba su corazón.

” A mi dulce amada, eterna y enamorada
le canto esta canción triste de corazón,
no te olvides mi florecida luz del sol
que con este canto, soñaré que tu cocina amaré “

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios