El avatar de la cruz

Poesías religiosas

El avatar de la cruz es una de las bellas Poesías religiosas escrita por Ángel Javier Castro Sánchez sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos.

¡Dios amado!
Luz de Jerusalén
El Gólgota brota sangre en el peñasco, viendo tu lacerado dolor
Angustia, muerte, eternidad.

¡Oh Dios mío!
Quebranta mi alma hasta mis huesos
¿Quién soy?
¡Un pecador no arrepentido!
Tus lágrimas riegan mis brazos desnudos.

¡Oh alma mía!
En la vastedad del silencio mi espíritu anhela a Cristo: Mi salvador
Corona de espinas te pusieron
Púrpura fue tu vestidura;
Y yo apagado el ánimo, avanzaba mirando tu congoja.

¡Oh Dios de Israel!
Tu llaga hiere mi corazón, llenándola de amor.
¿Hasta cuándo sufriré?
Velas, rosarios, cirios ya se apagaron
La puerta de la iglesia yace abierta;
Y yo clamando a ti busco tu rostro: porque es tu espíritu la vida.

¡Oh alma mía!
Atormentada en el desierto del corazón
En la cruz dolorosa mi alma aprendió amarte;
Y bebiendo tu vino eterno
La libertad expandió su grito
Lanzando las cadenas de esclavitud:
El pecado roto en el vacío.

¡Oh Cristo Jesús!
Redentor y salvador mío
En la noche estrellada te alabaré
En la oscuridad tormentosa, clamando tu nombre andaré
Mientras la luz de tu camino, iluminando me guíe hasta el cielo.

Fin

Poesía sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos

El avatar de la cruz es una de las bellas Poesías religiosas escrita por Ángel Javier Castro Sánchez sugerida para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir





Comentarios