A un caracol

Caracol, caracol …
Que miras la Luna y el Sol.
Cuéntame un cuento que sea largo y que sea lento.
Para poder admirar tu caparazón.
Caracol, caracol …
Amigo de la lluvia, y de los girasoles en flor.
Cántame una canción.
Que sea dulce y pegajosa.
Para que no se me olvide cuando te ocultes detrás de las hojas.
Caracol, caracol …
De poquito a poco
Enséñame el camino que hay que recorrer
Para encontrar el más bello atardecer.
Caracol, caracol …
Con tus ojitos color de la noche
Ayúdame a contar estrellas,
Para dormir tranquilo y soñar con ellas.
Caracol, caracol …
Que subes y bajas.
Que te enroscas, te encaramas y te guardas.
No te olvides de las leyendas que te ha contado el mar.
Escúchalas en tu caracola y luego vénmelas a contar.
Caracol, caracol …
En tu casita que llevas a cuestas
hazle lugar a estas sencillas palabras.
Para que sepas que alguien piensa en ti
Cuando el sol está en el cenit.
Caracol, caracol …
Mira de frente el camino.
Recorre paciente las rocas, el césped, y los pinos.
Viaja siempre con la estrella más brillante justo sobre tu frente.
Y cuando se acabe el horizonte … da la vuelta.
Regresa a pasearte en mi ventana ¡anda!
¡Ven y cuéntame como es que se ve el mundo a través de los ojos de un caracol que siempre mira de frente la Luna y el Sol!
Fin

A un caracol

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

Comentarios

comentarios