Ya soy grande

NENE DE LA MANO

¡Ves mamá por qué no quiero
que me lleves de la mano!
estuvieron la mañana,
todos mis dedos llorando.

A Meñique y a Pulgar
no le gustan tus regaños,
y al del Medio le disgusta
ocultarse en tu regazo.

Anular, no pudo ver
si en la cerca sigue el gato,
Índice no dejará,
relamer más el helado.

Desde mañana mamá,
iré despacio a tu lado,
esperaré por tu aviso,
y los guiños del semáforo.

Fin

Todos los derechos reservados por Olga Lidia Martínez
Registrado en el CENDA. Centro de Derecho de Autor de la República de Cuba

Poema infantil sugerido para niños a partir de seis años.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios