Serenidad

paisaje de cielo

Mis brazos quieren abrazar al mundo
colocando en cada esquina un señuelo.

Ignoro cuántas inquietudes tiene el mundo
Pero, ¿ de qué sirve?
Si el norte me ha golpeado la mejilla
dejando una cicatriz para dar paso
a un río de llantos.

Pero, igual
mis brazos alcanzan para abrazar al mundo.
Rostros impávidos y calavéricos
me muestra el mundo,
dejando preguntas en el tintero,
¿qué quiere el mundo para calmar su llanto?

Ya los senderos no emocionan tanto.
El trino de las aves no enamoran tanto.
En los charcos cristalizados
los niños no chapotean sobre ellos.

El mundo no está en el presente,
el espacio le ha enmudecido
y el mar ahoga su canto.

El destello de las estrellas
que quieren mostrar su encanto
no asombran al corazón humano
por su cielo ennegrecido.

Abracemos al mundo,
juntemos nuestros brazos,
demos serenidad al mundo.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios