Pérdida

osito de peluche

De mi vientre han sacado un hijo
que cuajó de llanto mi vida entera.

Mis sueños se estropearon
cuando meciéndole,
encontré su corazón exhausto.
Todavía estoy adolorida
por no comprender esa travesía.

Mientras mi mente cavila mil preguntas
mi esposo se debate
en angustias compartidas.

He perdido un hijo
pero he ganado sabiduría.
Sabiduría que compartiré
en mis conversaciones locas
en mis reflexiones de horas compartidas.

¡Misteriosa vida
que nos ahogas en llanto
y nos llenas de alegría!

Los pasos dados en esta vida
me han enseñado que amar es TODO.
La basura que esparcimos
con palabras rotas,
la energía que irradiamos
viene llena de encanto
para proteger la vida
de nuestro amado hijo.

Cantos brotarán de mi vientre solito,
calor brotará en momentos fecundos.

Juntos, pero bien juntitos
recorreremos la vida,
paseando por laberintos
encontrando el lugar perfecto.

Todo vuelve a su lugar
mi mente, mis sueños
y mi amor ardiente.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios