La mariposa

Una mariposa linda

posada en una gran flor,

presumía muy contenta

de su bonito color.

Con grandes círculos rojos

en sus alas extendidas,

llamaba mucha atención

de todo el que la veía.

Gran esfuerzo la ha costado

pues cuando ella nació,

era una oruga pequeña

que por gusano cambió.

Después un ovillo se hizo

este animal con constancia,

y casi un niño la mata

con su infantil ignorancia.

Cuándo salió del capullo

estirando bien sus alas,

le parecía mentira

que su cuerpo así cambiara.

Muy orgullosa pensaba

volando de flor en flor,

que cada cosa a su tiempo

que el tiempo la transformó.

A una oruga en gusano,

al gusano en un capullo,

al capullo en mariposa,

¡vaya vida tan curiosa!

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

De la serie “Cuentos Entretenidos para días aburridos”

Imprimir Imprimir

Comentarios