Domar una estrella

Domar una estrella. Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Poesías infantiles.

Si quieres domar una estrella, siéntate junto a la ventana en una noche sin luna y cántale al viento un par de versos para que éste se los lleve a las estrellas y todas reconozcan tu voz.

Si quieres domar una estrella no necesitas cuerdas, jaulas ni cadenas, sólo debes escoger la que más te guste, ofrécele tus manos y verás que de a poco se acerca a acurrucarse entre tus brazos.

Si quieres domar una estrella sólo dale un nombre único, brillante, hermoso, sin igual, para que, al llamarla, te encuentre siempre, sin importar en donde te encuentres, o aunque estés soñando despierto.

Si quieres domar una estrella, debes sentirte libre, libre para crear y soñar, libre para escuchar y volar, libre para hablar y reir … libre para ser lo mejor que puedas ser.

Si quieres domar una estrella debes recordar que no hay trucos ni hechizos que las puedan atrapar, pues las estrellas van a donde las quieren, a donde puedan brillar y jugar.

Las estrellas son de quienes las necesitan, son de quienes creen en ellas, las estrellas les pertenecen a quienes aman la libertad.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios