Cuando los monstruos se fueron de paseo

monstruos infantiles

Cuando los monstruos se fueron de paseo es uno de los poemas de la escritora Rossana Favero-Karunaratna sugerido para niños a partir de siete años.

Desde la ventana

Eran las diez y diez

de una mañana soleada

cuando vi desde mi ventana

unos monstruos que caminaban

 

Eran iguales

a los dibujos de mis historietas

las mismas líneas rectas

y curvas perfectas

 

No se escondían

entre grises sepulturas

grietas o

hendiduras

 

No se ocultaban

entre montes

y mesetas lagos

o llanuras

 

Recorriendo la calle

 

Estaban allí

y tal cual me miraban

recorriendo la calle

sus colores brillaban

 

Descubriendo sus formas

voy recopilando ilusiones

sin que cuente el duro asfalto

ni sus grandes proporciones

 

Círculos, rectángulos

verdes, azulados

brillantes, colorados

van por todos lados

 

Andan por la acera

entre tiendas abarrotadas

mucha gente va apurada

siempre tan ocupada

 

Hablan riendo

apagando los letreros

de los centros comerciales

y los anuncios mañaneros.

 

Pom Pom

brum y brom

Croc Croc

plin y plon

 

Los sigo con la mirada

como quien sigue una historia

nunca acabada

o jamás contada

 

Son monstruos de colores

gelatinas gigantescas

no se dan por aludidos

ni parecen aburridos.

 

Llegan al parque

en un instante

se detienen a pensar

cansados de caminar

 

Sonríen

y saltan

Tengo un nudo en la garganta

Casi me pongo a llorar

 

Comiendo perdices

 

Son amigos

son compinches

comiendo perdices

por siempre felices.

 

De pronto me saludan

son monstruos increíbles

pero a la vez muy gentiles.

corteses y educados

 

Uno es verde

un rectángulo estrellado

como una paleta

de pistacho azucarado

 

Mi voz es fuerte

me dice sonriente

y me gusta tomar

mi leche caliente

 

El rojo contesta

Yo soy muy galante

y me gusta comer

mermelada de tomate

 

El triángulo amarillo

parecía consternado

Me gustan los paseos

Es mi secreto atesorado

 

Mi pelo estaba erizado

Parecía un puercoespín asustado

y los monstruos se sintieron

terriblemente mortificados.

 

Hoy salimos de paseo

a sonreír por un rato

Nos cansamos de ser malos

en los cuentos acabados

 

Siempre persiguiendo

a los buenos

A veces pataleando

con los malos

 

Hoy hemos querido

pedir un deseo

y ha sido

irnos de paseo

 

Ir de paseo es

como tener siempre

buena ortografía

y conocer de geografía

 

Los monstruos sonrieron

fue lindo verlos felices

No me daban miedo

parecían grandes lombrices

 

Y María pide un deseo

 

De pronto una niña

vino a pedir un deseo

Su nombre era María

y no tenía miedo

 

Mi hermano se fue

a un país lejano

y desde entonces

como con desgano

 

Quiero enviarle

una mariposa

que le deje mis recuerdos

como pétalos de rosa

 

Que deseo más bonito

tuvieron que admitir

La tristeza muchas veces

no te deja dormir

 

Los monstruos se miraron

y discutieron en secreto

No podía escucharlos

El silencio era perfecto

 

Los miré extrañado

sin comprender lo que decían

Quizás estén creando

una bonita poesía

 

María los observaba

con una mirada esperanzada

No lloraba, sonreía

Era además un perfecto día

 

Era el día del deseo

de cumplir lo que anhelamos

Y los monstruos discutían

mientras comían un helado.

 

Este es en verdad

un bonito deseo

y vamos a ayudarte

buscándolo por todas partes

 

Iremos al Norte

Al Este

Al Sur

y Al Oeste

 

Pero yo sé dónde está

les dijo María

Y les he preparado

esta nueva guía

 

Y con eso desaparecieron

sin hacerme una pregunta

Y sé que aparecieron

siguiendo esa ruta

 

Porque ese día

el hermano de María

le habló de un sueño de colores

y de monstruos saltando en los alrededores

 

Fue como si recordara

un cuento muy extraño

Como si fuera primavera

durante todo el año

 

Volaban mariposas

con pétalos de colores

De rosas fulgurantes

como caramelos crocantes

 

María regresó a su casa

y comió con muchas ganas

Yo cerré mi ventana

porque los monstruos ya no estaban

 

Nunca más los vi

y tampoco María

pero sé que algún día

los veremos en la lejanía.

 

Y volveremos a sentir

la misma alegría

cuando me toque enviar

mariposas a Maria.

 

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuando los monstruos se fueron de paseo es uno de los poemas de la escritora Rossana Favero-Karunaratna sugerido para niños a partir de siete años.

Imprimir Imprimir

Comentarios