Cruzar al otro lado

cielos abiertos

Ese ardor que siento
que me quema
me da vista,
me da oído.

Ese ardor que siento
me inmoviliza,
me postra en cama,
me pacienta, me nutre.
Dándome palmaditas,
golpecitos en mi puerta.

Ese ardor que siento
me alienta cruzar
la calzada que me espera.

Cielo abiertos
llenos de promesas,
de gracias, de ternuras.

Si estoy en la penumbra,
en la adversidad,
algún problema agobiante,
cielos abiertos
tendré por siempre.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios