Los jóvenes son los que más leen en este país; otra cosa es que lean lo que nos gustaría

lectores de literatura infantil y juvenil

Lectores de literatura infantil y juvenil.

Con “Harry Potter”, que me encanta, surgieron muchos cambios en la literatura.

GEMMA LLUCH PROFESORA DE LITERATURA EN LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA María IGLESIAS

Especializada en el análisis del discurso aplicado a narrativas literarias y audiovisuales, la profesora de la Universidad de Valencia Gemma Lluch, «apasionada» de «Harry Potter», ofreció ayer una conferencia en el Centro de Cultura Antiguo Instituto bajo el título «Literatura juvenil y cultura audiovisual». La docente disertó acerca de los best sellers para niños y adolescentes y las relaciones y puntos de contacto con cine, televisión y videojuegos.
-¿Qué cambios se han producido en los lectores de literatura infantil y juvenil?

-Existen diferentes relaciones de toma de contacto entre el usuario y el producto que se vende. Ahora el lector se ha convertido en consumidor, tanto de libro como de pantalla. Los libros para niños y jóvenes han dado el salto de la escuela al mercado cultural y se están vendiendo al mismo nivel que los libros adultos.
-¿Cómo se promociona ahora esa literatura?

-Se está produciendo una campaña muy importante de venta de libros a través de internet. El foro de la escritora Laura Gallego ha abierto una brecha que estaba sin explorar, en él no sólo promociona sus libros, sino que también debate con los lectores. Además, los jóvenes manejan mejor internet y tienen un mayor conocimiento de la red que los adultos. Cuando un libro les gusta no sólo lo comentan con el resto de compañeros del foro, también hacen sus propios vídeos que cuelgan en páginas como YouTube. No es que la literatura para adolescentes se haya vuelto comercial en el sentido negativo, sino que se ha traspasado a los mismos lugares y fórmulas de venta que la adulta.

-¿Cuál es la causa de que la lectura haya pasado del plano escolar al comercial?

-Posiblemente a la escuela se le hayan acabado los recursos; sin embargo, debemos distinguir entre dos tipos de literatura, la canónica, que es la que se enseña en la escuela, y la literatura de placer. Existen libros que se deben estudiar, analizar y leer y que el tipo de actividad que se realiza con ellos es diferente a la lectura de ocio que se vende y promociona fuera del ámbito escolar.

-¿Qué marcó un antes y un después en el consumo de libros?

-«Harry Potter» es una saga de libros que me encanta. A partir de entonces surgieron muchos cambios en la literatura y en la forma de consumir. Determinados formatos audiovisuales, como la serie televisiva «Perdidos», utiliza las mismas fórmulas que los libros de «Harry Potter», como cambios en el tiempo, enigmas… Además, la forma de ver a los héroes ha cambiado, se pasó del individualismo de los noventa al trabajo en grupo.
-¿Los jóvenes leen muy poco?

-Eso no es cierto, son los que más leen en este país. Otra cosa es que lean lo que nos gustaría.

-¿Qué puntos en contacto tienen los libros con la cultura audiovisual?

-El ritmo narrativo. Antes el narrador contaba lo que se hacía, ahora se basa en la acción porque no se tiene paciencia, los jóvenes piden que les interese desde el primer momento de lectura.

Fuente: lne.es

Imprimir Imprimir





Comentarios