La UACM pone en marcha el laboratorio Letras Habladas

México 

La Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) puso en marcha el laboratorio Letras Habladas, para invidentes, el que funcionará de las 8 a las 20 horas para acercar a esas personas y a débiles visuales textos académicos de nivel medio y medio superior, los cuales podrán ser consultados no sólo por estudiantes que enfrenten esta situación, sino por la comunidad en general.

En principio, informó la institución educativa, se han grabado 30 textos, los cuales también serán traducidos al sistema Braille.

Los servicios que proporcionará ese laboratorio –en el cual la UACM invirtió 400 millones de pesos– se prestarán sin costo para estudiantes y público externo con discapacidades visuales.

Por el momento, en la universidad harán uso de este laboratorio al menos tres estudiantes ciegos, quienes cursan licenciaturas en los planteles Tezonco, Del Valle y Cuautepec, y otros tres con debilidad visual.

Un alumno más, con parálisis cerebral, también será usuario, así como dos integrantes del cuerpo docente.

Las instalaciones estarán ubicadas en el plantel San Lorenzo Tezonco de la UACM, pero la meta es dar este servicio en otros campus. Por lo pronto, el que se pone en marcha consta de laboratorio de producción de libros en audio, en formato Braille, equipo de impresión, software especializado, computadoras y escáner que permite trasladar textos al Braille.

Las computadoras funcionan con programas lectores de pantalla y de reconocimiento óptico de caracteres, los cuales facilitan que las personas ciegas o débiles visuales accedan a la información y utilicen gran cantidad de programas computacionales.

La UACM informó que mediante estos programas también se escanean textos y se pueden trasladar a archivos de sonido (mp3), o bien, editarlos para su impresión en Braille. Para la lectura de los archivos de sonido se cuenta con dos voces cibernéticas (una femenina y otra masculina) derivadas de un sintetizador.

Una vez revisados, los archivos de sonido pueden ser grabados en discos compactos o memorias USB. Este proyecto surgió en 2006, a iniciativa de un grupo de estudiantes invidentes que conforman la Asociación Civil Punto Seis, quienes firmaron un convenio con la UACM para brindar un servicio integral a otros escolares con discapacidades visuales.

Gracias al programa, estudiantes de las licenciaturas de ciencias sociales y humanidades contarán con exámenes y programas en Braille de sus respectivas carreras.

Siete profesores integran el comité académico de Letras Habladas en el uso de las nuevas tecnologías que se emplean en la biblioteca y la audioteca, así como en el laboratorio de producción.

Atención en la nueva biblioteca

El docente Ernesto Aréchiga, –coordinador del comité académico que tiene la responsabilidad de evaluar y aprobar los contenidos de los libros para su edición, así como de las grabaciones de audiolibros– explicó que otras atribuciones del comité son sugerir los lineamientos académicos para la política editorial de las publicaciones, elaborar y aprobar el programa de actividades especiales para la difusión de las publicaciones, entre otras.

La UACM informó que según datos del XII Censo General de Población y Vivienda 2000, elaborado por el todavía Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, existen en la ciudad de México al menos 160 mil personas que padecen algún tipo de discapacidad física, de las cuales más de 30 mil tienen ceguera o debilidad visual, población que es susceptible de ser atendida en la nueva biblioteca.

Este comité está integrado también por las profesoras Karim Garay Vega, Samantha Zaragoza Luna, María Elena Torres Bustillos, María Jiménez Mier y Terán, Maya López Ramírez y Ana Rosen Ferlini, todas del plantel San Lorenzo Tezonco de la UACM.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Entre los jóvenes impulsores de este proyecto, quienes forman parte de la Asociación Civil Punto Seis, figuran Fermín Ponce, estudiante de la UACM; Juventino Jiménez, pasante de sicología educativa de la Universidad Pedagógica Nacional; Diana Rodríguez, licenciada en interpretación-traducción y actualmente inscrita en la maestría en lingüística aplicada en el Centro de Lenguas Extranjeras de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Jazmín López, licenciada en administración de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa.
 

Imprimir Imprimir

Comentarios