Matilda y el día de Lluvia

Matilda y el día de lluvia. Ana Inés Villarroel Quiroz. Niña escritora argentina de diez años. Cuento sobre las aventuras de una niña aburrida.

Matilda es una chica muy divertida. Ella siempre encuentra qué hacer cuando está aburrida. Pero ese día de lluvia no le fue muy bien con la imaginación. Un día, uno de esos días de lluvia que no podés salir ni siquiera a la galería, Matilda estaba aburrida y no sabía qué hacer. Empezó a caminar por la casa para ver algo y que se le ocurra una idea (eso dicen). Primero fue a la cocina, pero nada.

Después a su cuarto, nada. Después al comedor pero ¡nada! Después de un tiempo Matilda fue al living y se sentó en el sillón. En frente de ella estaba la biblioteca. Entonces decidió leer. Todos los libros eran para grandes menos uno “El libro de fotos´´. Matilda empezó a ver las fotos. Fotos de casamiento, luna de miel, vacaciones y por fin llega Matilda al mundo. Había fotos de cuando Matilda tenía 1 año, 2 años, 3 años.

Y ahí se le ocurrió una idea.Vio unas fotos de ella bañándose con sus muñecos, en la otra página ella con sus muñecos disfrazados y en la otra todos los muñecos en el sillón viejo y ella bailando. En ese preciso momento, Matilda salió corriendo a su cuarto a buscar sus muñecos preferidos.

Después fue a llenar la bañadera. Entonces se le ocurrió otra idea. Además de bañar a sus muñecos también bañaría a sus perros Sr. Pipo y Sr. Papi. El problema era que sus perros estaban durmiendo en el cuarto de su niñera, su fea, gorda y apestosa niñera… ¿Como sacaría a sus perros sin que su niñera se despertara? Pensó y pensó y pensó hasta que… ¡AJA! Se le ocurrió una idea.Primero cerró la canilla del baño para que no rebalsara.

Después fue al cuarto de sus papás a buscar algodón. Después al lavadero para buscar las correas de sus perros y por las dudas dos almohadones e hilo. También se puso las pantuflas para no hacer ruido.Ahora si podía ir al cuarto de su niñera. Primero entró de puntitas sin hacer ruido, luego puso algodón en las dos orejas de su niñera y por las dudas dos almohadones en cada oreja atados con hilo. Ahora venia la parte más difícil…poner la correa a sus perros y sacarlos sin que su niñera se despertara.

Enganchó una correa en una argollita y la otra en otra argollita después los levantó a sus perros un poquito y como siempre ellos se quejaron. ¡Auuuu! En ese preciso momento, la niñera empezó a moverse…Pero no pasó nada porque roncó, se dio vuelta y siguió durmiendo.

A Matilda le latía el corazón muy rápido pero después se le pasó. Al salir del cuarto cerró la puerta y fue al baño. Metió todos sus muñecos en la bañadera y también a sus perros y empezó a lavar a todos juntos.Al rato se cansó entonces los secó y fue a sacar la caja de disfraces. Sacaba tantos disfraces, que su cuarto quedó lleno de disfraces. Pero a ella no le importó porque empezó a disfrazar todos sus muñecos.

Después puso todos sus muñecos en el sillón, agarró su disco preferido de Hannah Montana lo puso y empezó a bailar. Después de un tiempo los papas de Matilda llamaron. Ring ring. Entonces Matilda atendió el teléfono:

Matilda -Hola.

Papás -Hola Matilda ¿cómo estas?

Matilda -Bien

Papás -Bueno en un ratito llegamos si

Papás -Besos bye

Entonces, en ese preciso momento Matilda se dio cuenta que… ¡Estaba todo desordenado! ¿Cómo iba a ordenar todo en tan poco tiempo?“Mejor empiezo ya´´.Primero fue al baño y secó todo y dejó todo en su lugar. Después a su cuarto y metió todos los disfraces en la caja de disfraces y también le sacó la ropa a sus muñecos y los puso en su lugar.

Entonces escuchó el ruido del auto que subía la rampa. ¡Eran sus papas! Más rápido que un rayo Matilda sacó el CD de Hannah Montana y sacó el libro de fotos. Entonces escuchó el ruido de las llaves. Se sentó en el sillón…

– Hola mi amor ya llegamos

– Hola mami, hola papi.

– ¿Qué estas mirando?

– El libro de fotos.

– Bueno ¿no querés que lo veamos todos juntos?

– ¡Siiiiii!

– Está bien dejamos nuestras cosas y venimos.

– Y así Matilda se divirtió en ese día de lluvia tan aburrido.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios