Un templo para mi madre

Un templo para mi madre Un templo para mi madre. Ella y yo lo edificamos. si acaso, no lo han visto mi cerebro ya lo reconoció, y de rodillas se postró.   Un templo para […]

¡Madre de Dios!

Me acosan los duendes y mi pecho se agita. Arrancan por espacios desconocidos de mi alma y me aturden, Madre, ¡¿cómo poder acallarlos?! Rompen mis ropas, trituran mis cuentos, son como arpías derribando mi closet. […]