Antojo

Yo me quiero comprar un elefante, bien flaquito, liviano y elegante, si acaso lo consigo y se viene conmigo ¡Caramba, qué alegría desbordante! Fin