¡Cuánto daría!

Hoy saqué de la pequeña bodega de Francisco, una botella de vino tinto. Sé que con ello, lo hice muy feliz… Tengo la bendición de tener un grupo de amigos que me acompañan desde la […]

Como la piel de un caballo

No fue sino de adulto que finalmente pude entender a mi padre. Jamás me había sido fácil o mejor dicho, siempre me había resultado imposible. Mi padre era un hombre bueno, trabajador, tranquilo y que, […]