Como la piel de un caballo

No fue sino de adulto que finalmente pude entender a mi padre. Jamás me había sido fácil o mejor dicho, siempre me había resultado imposible. Mi padre era un hombre bueno, trabajador, tranquilo y que, […]