Existir

Según me contaba mi madre, una fría noche de invierno abrí mis ojos a la vida. Allí comenzó mi trajín por ella y sin pena ni gloria mi vida fue transcurriendo. Tenía cinco años cuando […]