Érase una vez

Érase una vez Érase una vez. Solíamos subir las lomas de aquellos arenales donde descendíamos corriendo contra el viento y la gravedad, todo para ver cómo se elevaban nuestras cometas, porque al mirarlos, mirábamos el […]