Ciudad perdida

Dulce susurrar de campanas que a mi oído llenaba de contento. Camiones, choches, motos y pregoneros, que ofenden el oído provinciano. Ciudad que fue parida, donde la etnia halló la planta deificada. Ofendido pueblo Matlazinca, […]