Yacú

Cuentos de mi patria con historia

cuentos de la historia argentina

Yacú. Cuentos de la historia argentina.

Yacú es uno de los cuentos de la historia argentina de la escritora Liliana Panetta. Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Sentado en su canoa remaba incesantemente; sus cabellos largos y negros ondulaban al compás de sus remos.

El suave deslíz de su canoa por las aguas del río Paraná no impedía que sus ojos negros se humedecieran, no por el salpicar del agua, sino por las lágrimas que él deseaba contener y no podía.

Navegaba río abajo. Solo.

Sçólo la tristeza y la impotencia lo acompañaban. No podía alejar de su mente los recuerdos de los últimos momentos.

Yacú había salido de caza cuando se produjo la invación.

Al regresar, el humo de las chozas quemadas ya le dieron un mal presentimiento, al ir llegando, los gritos y llantos de mujeres y niños invadían toda la comarca. Muy sigilosamente, se fue acercando en busca de su familia, solo pudo encontrar a su madre, tendida en el suelo que con los últimos suspiros le rogaba que escapase……huye…Hijo huye!!

Ellos aún estaban en las cercanías.

Habían llegado subiendo el río Paraná con una flotilla de bergantines, tenían una mision concreta: la construcción de un Fuerte, en lo que hoy es Entre Rios, al que llamarían Santic Spiritu y como es de entender….necesitaban esclavos y manos de obra, por eso el ataque.

Los hombres jóvenes y fuertes eran encadenados por el cuello y los pies, siendo arrastrados como animales salvajes, las jóvenes en cambio eran destinadas a los quehaceres domésticos y a satisfacer los bajos instintos de los usurpadores.

Yacú tenía las imágenes grabadas en su mente, corriendo tan rápido como los avestruces que solía cazar, subió a su canoa y huyo tan rápido como le fue posible.

¡Qué inocentes habían sido!

La primera vez que los extranjeros llegaron a sus tierras, ellos, la tribu Chaná, los recibieron con manifestaciones de amistad, con abrazos y muchísimos pescados, como era la costumbre con otras tribus.

Ahora debía escapar, esconderse hasta recuperar fuerzas y ordenar sus ideas. Cambió el rumbo de su canoa y se adentró por uno de los tantos arroyos y pantanos que inundaban la zona. Remó hasta el anochecer. En la quietud comenzó a escuchar un silbido….ya lo había escuchado otras veces…sabía que no estaba más sólo.Timidamente comenzaron a aparecer otros aborígenes, integrantes de la tribu Timbúes.

Ellos y todas las tribus de la zona, que formaban el llamado grupo de aborígenes del Litoral habían sufrido el asedio de los conquistadores. Pocos habían podido escapar y ahora trataban de organizarse para poder liberar a sus mujeres y familias.

Se congregaron en una zona de muy difícil acceso, a la cual solo ellos como buenos nadadores podían acceder, rodeados de islas, esteros, pantanos y arroyuelos con suficiente vegetación; podían pescar, cazar carpinchos y nútrias que abundaban en la zona.

En efecto, en 1527 se comenzó la construcción del Fuerte, con el sacrifício de maltratados y hambrientos aborígenes. Dos años duraron estas penurias hasta que una mañana, con los primeros rayos del sol Yacú y su nueva tribu, irrumpieron en el Fuerte, tomaron por sorpresa a los guardias, aún hebrios por el alcohol bebido, prendieron fuego a todo como lo habían hecho con ellos y rescataron a su gente .

Huyeron tan rápido como habían llegado. A la distancia podían ver las llamas que lo consumían todo.

No todos pudieron ser salvados, entre los que sí, había doce caciques – jefes de tribus – se ocultaron en el lugar prefijado y esta vez las lágrimas eran de felicidad.

Fin del Segundo capítulo

Yacú es uno de los cuentos de la historia argentina de la escritora Liliana Panetta. Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios