El rosario

El rosario. Liana Castello, escritora argentina. Cuentos para adultos. Historias de vida. Una noche la vida de Ana se dio vuelta. Una noche, como tantas y como ninguna otra la muerte la miró a la cara. Como quien apaga una lámpara, la vida de su esposo se había apagado por un instante. “Un accidente cerebro […]

Resulta interesante también:

El genio de Dios
el enemigo
El enemigo

El rosario. Liana Castello, escritora argentina. Cuentos para adultos. Historias de vida.

Una noche la vida de Ana se dio vuelta. Una noche, como tantas y como ninguna otra la muerte la miró a la cara. Como quien apaga una lámpara, la vida de su esposo se había apagado por un instante.

“Un accidente cerebro vascular” habían dicho los médicos y de la nada, y de repente, su esposo se encontraba en coma y con pocas, muy pocas esperanzas. Ana nunca estuvo sola, tenía muchos ángeles a su alrededor, de los que viven en el cielo y de los que Dios deja en la tierra para hacernos la vida mejor y más bella.

Un ejército de ángeles celestiales y terrenos acompañó las vigilias de Ana y esperaban, junto con ella, un milagro. No era fácil para Ana pensar que sus pequeños hijos se quedarían sin padre, que ella se quedaría sin su compañero de ruta. Aún menos fácil era tratar de entender de qué se trataba aquella pesadilla.

¿Cómo la vida puede ser tan frágil? ¿Cómo la muerte podía estar agazapada ahí bien al ladito de nosotros y no darnos cuenta? Pasaban los días y todo se complicaba, el diagnóstico era certero, pero el cómo proceder ofrecía muchas dudas.

Y allí estaba Ana resistiendo como podía y allí estaban sus ángeles guardianes, rezando, obligándola a comer, entreteniendo a sus hijos, sufriendo con ella y compartiendo ese revés que la vida le había presentado. Ana era una persona de fe y había puesto en manos de Dios la vida de su esposo ¿Quién sino para disponer de ella?

Ana no lloraba, no podía darse ese lujo, había que estar fuerte para demostrarle a la muerte que no le sería tan fácil arrebatarle a su esposo, había que contener a sus pequeños y velar para que sus padres, grandes ya, no sucumbieran ante su dolor.

Una tarde, su hermana le entregó un rosario. El más bello que Ana hubiese visto jamás. Lo habían traído especialmente de un santuario y era de color violeta –el color de la sanación- le dijeron. Sus cuentas eran pequeñas, con cierto brillo, era por ciento- muy bello y especial. Ana lo tomó y junto con su hermana, lo colocaron con infinito amor en la cama de terapia intensiva donde su esposo dormía ese sueño tan extraño.

-Todo mejorará, verás –Le dijo su hermana. Y Ana confió.

A partir de esa tarde, la fiebre de su esposo bajó, todos sus signos se estabilizaron y pudo ser operado con éxito. Cada día, con Ana, sus ángeles y el rosario como testigo Mario mejoraba un poquito más y llegó el día en que, milagrosamente fue dado de alta. Era imposible no pensar que más allá de la voluntad divina, la pericia de los médicos, el infinito amor de sus amigos y familia, el rosario no había tenido mucho que ver en la recuperación de Mario.

Cuando regresaron a su casa, Ana colgó el amado rosario de su cama, pero se prometió a si misma que compartiría su milagro con otros. Y así fue que, cada vez que Ana se enteraba que alguien estaba muy enfermo, enviaba su amado rosario. Jamás pensó en desprenderse de él, pero sabía o mejor dicho, sentía, que tenía que compartirlo.

Y así fue que el rosario de color violeta pasó por muchas manos, por muchas camas de terapia, por muchos dolores y por muchas esperanzas también. Siempre con el mismo milagroso resultado. La última vez que Ana prestó su rosario, había sido para un joven con una enfermedad larga, por lo que había pasado más de un año sin que Ana supiera de su tesoro color violeta.

Sin embargo, llegó un día en que un pequeño estaba al borde de la muerte y Ana pidió “prestado” su rosario para poder alcanzarles el milagro al niño y a sus padres. Como no había mucho tiempo, el rosario fue llevado directamente de unas manos a otras, sin pasar por las de Ana, pero no llegó a tiempo. Dios andaba necesitando un angelito más y el pequeño partió.

Finalmente, el rosario volvió a las manos de Ana, pero no estaba envuelto como ella lo había entregado.

-No importa –se dijo- el envoltorio es lo de menos. Abrió la cajita y vio que no era su amado rosario. No era su color, no eran sus delicadas cuentas. No, sin dudas, no era. Y se sintió confundida y triste.

Averiguó, llamó, preguntó y repreguntó y nunca obtuvo una respuesta que la conformase de parte de quienes habían tenido el rosario por última vez. Tuvo miedo ¿Y si alguien amado volvía a estar en peligro? ¿Y cuándo alguien volviese a necesitarlo? Ya no tenía su tesoro de color violeta.

Se enojó, se entristeció, se arrepintió y se volvió a arrepentir de sus pensamientos. Y en medio de esa confusión de sentimientos, entendió de qué se trataba ese tesoro que por tantas manos había pasado. No era el rosario en sí, o no era lo más importante al menos.

Había algo mucho más poderoso que el color de la sanación y era el amor y la fe con que se entregaba a cada persona que sufría. Era el decir “comparto tu miedo, tu tristeza, sé de qué se trata”.

Era creer y confiar, era compartir algo valioso con todos, incluso con quienes no conocía. Era una cuestión de fe, de amor, de entregar algo nada más que por amor y deseándole al otro el más bello de los milagros.

El rosario de color violeta jamás volvió a las manos de Ana y si bien extrañó su bendita presencia, prefirió pensar que Dios había decidido que otras manos lo conservasen.

Y no se sintió mal por ello, por el contrario. Comprendió que la fe y el amor no caben ni en el más hermoso de los rosarios, ni en ningún otro lado que no sea en el corazón, ése que se entrega con lo que damos a los demás, ése que sin dudas, también obra milagros.

Fin

©Copyright Liana Castello 2012

Todos los derechos reservados


El rosario

Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
retención de liquido en el embarazo
Embarazo y enfermedades parte XIX

Embarazo y enfermedades parte XIX Licenciado Jorge Valera Libro Embarazo en la Adolescencia. Tratamientos naturales para enfermedades. Alimentación. Recetas o...

Cerrar