Entrevista al escritor argentino Juan Carlos Pisano

Entrevista al escritor argentino Juan Carlos Pisano. Autores latinomericanos de literatura infantil y juvenil.

Escritores del mundo – Juan Carlos Pisano

Para que nuestros lectores también conozcan un poco más de quienes escriben los cuentos y poesías que aquí publicamos, continuamos con entrevistas a los escri-tores que enriquecen este sitio con su talento.

“Escritores del mundo” es una puerta que se abre a la vida de cada una de las personas que, desde distintos lugares del mundo, nos regalan la magia de sus escritos y hacen de EnCuentos.com un lugar de encuentro con la buena lectura.

Hoy Juan Carlos Pisano – Escritor argentino.

Juan Carlos Pisano nació en la ciudad de Buenos Aires y vive en la localidad de Moreno en el conurbano bonaerense; está casado con María Inés Casalá desde hace treinta y tres años y tienen seis hijos (Andrés, Paula, Luis, Mariana, Carolina y Diego). Las hijas los hicieron abue-los de Bernarda (5 años), Catalina (4 años), Ernesto (2 años y diez meses), Pedro (dos años y ocho meses), Guadalupe (1 año y medio) y Candela Rocío (un mes).

Es escritor y catequista. Desde su juventud se dedicó a los temas relacionados con la comunicación y la transmisión de valores a través de diversas disciplinas desprendidas del ejercicio del arte y el periodismo. Es profesor de Metodología catequística en el Seminario María Auxiliadora de la Arquidiócesis de Buenos Aires. Es el editor y coordinador de contenidos del periódico mensual Diálogo desde 1992; responsable de la página de comentarios del periódico semanal El Domingo desde 1985 (San Pablo Editorial); co-director y redactor del periódico semanal La Hojita de los niños desde 1992 (San Pablo Editorial); director de las revistas de la Fundación Gottau, del Santuario de Iratí desde 2007, del Instituto Sagrado Corazón de Almagro desde 2004 y del Santuario de Santa Rita desde 2009. Como escritor ha publicado más de cien libros que fueron editados por las editoriales San Pablo, Bonum, Patria Grande y E.D.B. (textos para la catequesis, de metodología catequística, dinámicas de grupo, comunicación y espiritualidad, cuentos y obras de teatro). Como ilusionista, es el vicepresidente de la Redmaso (Red de Magos Solidarios) y ha participado en numerosas presentaciones, jornadas y congresos.

Se desempeña como animador y coordinador de encuentros, seminarios, retiros y cursos de perfeccionamiento docente. Anima talleres de teatro y teatro foro.

¿Qué te llevó a escribir?

Tener algo para decir y la posibilidad de expresarlo por escrito.

¿Qué te mueve a elegir un tema? ¿Vivencias o fantasías?

Pueden ser vivencias o fantasías, lo que me mueve a elegir un tema es tener algo que decir acerca de ese tema. Ni siquiera sé si “lo elijo”; en realidad surge la necesidad de comunicar algo y busco la mejor forma de hacerlo. En muchos casos es escribiendo, en otros exploro diversos caminos.

¿Hay rutinas a la hora de escribir?

Para mí, la rutina es casi una mala palabra. La rutina alude a los hábitos adquiridos de hacer las cosas por mera práctica y sin razonarlas; y nada más lejos de mí. El diccionario también dice que la rutina es una secuencia invariable de instrucciones que forma parte de un programa y se puede utilizar repetidamente; por suerte tampoco sigo secuencias invariables de nada –y menos para escribir– y, hasta lo más “mecánico” que hago (como puede ser la realización de una ilusión mágica) nuna lo hago igual a lo anterior.

¿Qué es lo que más difícil te resultó dominar en el arte de escribir?

No creo que domine este arte; apenas me manejo bien dentro de él y a los lectores les gusta lo que hago.

¿Cómo es tu proceso de corrección?

Releer y revisar. Las veces que puedo.

¿Cómo combates el bloqueo del escritor, si es que alguna vez lo has sufrido?

Bloqueo, lo que se dice bloqueo, por suerte no lo sufrí. Si hablamos de una duda por dónde seguir o qué hacer, yo lo combato estirando las piernas, caminando por el barrio, algo de buena música y algo de paciencia.

¿Las ideas llegan sin pedir permiso o se van trabajando? ¿Hay intención de escribir algo en especial y te abocas a ello o respetas la inspiración y sigues el curso de la misma?

Aunque sea una respuesta vieja y conocida hay que insistir en ello: hay un 10% de inspiración y un 90% de transpiración. Obviamente que las ideas llegan sin pedir permiso –como dice la pregunta– pro si no se las trabaja, no pasa nada; o pasa poco. Con respecto a la intención de escribir, es claro que, cuando eso está, se convierte en prioridad; en seguida llega la inspiración y se sigue su curso…

Si tuvieras que recomendar algunos libros, ¿cuáles recomendarías y por qué?

¡Puf! Tendría que escribir un libro para recomendar libros y señalar los porqués. Por otra parte, no me siento en condiciones de recomendar algo si no es en forma personalizada. Si digo que hay que empezar por los clásicos, tendremos que ponernos de acuerdo en qué son los clásicos. Si menciono títulos en particular es porque a mí “me hicieron bien” o me ayudaron en algo. El principito, Juan Salvador Gaviota, A cada uno un denario, Sobre héroes y tumbas, Será por eso que la quiero tanto. Y todo lo que pude leer de teatro –desde Shakespeare y Lope de Vega hasta Woody Allen, Dalmiro Sáenz y Leo Masliah, y de humor, desde Wimpi y Chesterton hasta Quino y Fontanarrosa.

¿Qué autores lees?

Todo lo que puedo; los último fueron Anthony de Mello, Reynaldo Sietecase y Gabriel Rolón.

¿Cómo se puede lograr pasar de ser un escritor novel a vivir de esta profesión? ¿Es difícil abrirse camino?

Para vivir de esto hay que conseguir que una editorial (primero publique el libro y luego que pague los derechos de autor) o que una publicación pague por publicar. Y eso puede ser siendo novel o no. No se puede generalizar diciendo si es difícil o no. Hay mucha gente que vive de los escritores y los escritores no reciben ni una moneda.

¿Cuántos años llevas escribiendo?

Muchos. Desde el colegio secundario. Por poner un ejemplo, mi primer obra de teatro la escribí en 1970 y se estrenó a fin de ese mismo año.

¿Qué consideras que se necesita para poder escribir?

Tener algo para decir. Parece una respuesta obvia pero lamentablemente son demasiados los que hablan y escriben sin tener nada para decir.

Para terminar, ¿Qué mensaje les darías a todos aquellos que desean escribir?

Si lo desean, pues que lo hagan. ¿Hay algo que se los impide? El que desea escribir, que escriba. Y que busque canales donde darlo a conocer. Y que no se crea “el centro del universo”. Hay miles de personas (cientos de miles, millones) que escriben y creen que “su” libro o “su” cuento es imprescindible. ¿Entraron en una librería grande? ¿En una biblioteca? ¿En la feria del libro? ¿En Internet? ¡Cuánta gente publicó, publica y publicará y no la conoce “nadie”!

Hay un espectador maravilloso que está expectante de que “hagamos arte”. Es Dios. Démosle un buen espectáculo. Tenemos la ventaja que, como buen papá, seguro que le va a gustar.

¡Gracias Juan Carlos!

Entrevista al escritor argentino Juan Carlos Pisano. Autores latinomericanos de literatura infantil y juvenil.

Imprimir Imprimir
Loading...

Comentarios