¿ Qué es el parto Humanizado ?

¿ Qué es el parto Humanizado ?

¿ Qué es el parto Humanizado ?

Se suele escuchar a muchas mujeres emplear los conceptos de parto domiciliario y parto humanizado como si fueran sinónimos y esto no es así.

En los tiempos que corren las mujeres asumimos la enorme responsabilidad que incluye la maternidad, sabemos de la importancia que el parto tiene en nuestra realidad emocional y en el bienestar de nuestro bebé y el protagonismo que al respecto tenemos con nuestras decisiones.

A partir de allí nos interiorizamos acerca de las concepciones que albergan nuestros médicos, si están de acuerdo o no con la peridural, su opinión en relación al recibir a nuestro bebé en nuestro pecho inmediatamente luego del nacimiento, el uso del fórceps, entre otros.

Sabemos que hay opciones, que tenemos nuestros derechos y deseamos hacerlos valer transitando el parto según nuestras condiciones. Para ellos es fundamental la elección del equipo médico acorde a nuestros principios.

Si nuestro objetivo es atravesar el parto según las características del parto humanizado, debemos estar interiorizadas acerca de sus principios, diferenciándolos de los partos domiciliarios.

Un parto humanizado tiene su fundamento en el valor dado al mundo afectivo emocional de cada uno de los participantes, permitiendo tomar decisiones acerca de cómo y con quién parir entre otras.

Se trata del intento de un parto natural, considerando las necesidades emocionales de los protagonistas y evitando la sobre medicalización de este momento; es decir incluir la intervención médica cuando está justificada en el caso singular y no sólo por respetar una rutina des personalizada.

Como vemos, esto debemos acordarlo con nuestro médico y es posible en el marco de una institución médica. El parto domiciliario si bien está libre de la intervención médica, es un riesgo frente a eventuales estados de emergencias neonatológicas para los que sí necesitamos y de manera inmediata toda la batería médica al servicio de la salud de nuestro bebé.

Es difícil atravesar una situación límite sabiendo que en la decisión que tomamos no priorizamos las necesidades del bebé y no cubrimos los riesgos que podían aparecer.

Considero por ello que podemos sostener y reclamar por un parto humanizado dentro de las instituciones médicas como una manera de transitar el nacimiento de nuestro bebé de la manera que soñamos pero con la responsabilidad que tenemos como padres.

Recordemos entonces los principios del parto humanizado:

– Reconocer a padres y bebés como protagonistas.

– No intervenir médicamente como rutina, sino respetando cada situación

– Respetar las necesidades individuales de cada mujer/pareja y el modo en que desean transcurrir esta experiencia: posiciones, movimientos, compañía.

– Respetar la intimidad del entorno durante el parto y el nacimiento.

– Promover el vínculo personalizado entre la pareja y el equipo de asistencia profesional.

– Cuidar el vínculo inmediato de la madre con el recién nacido

Por Lic. Marisa Russomando, Psicóloga (MN) 23189

www.marisarussomando.com.ar

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Directora de Espacio La Cigüeña.

Imprimir Imprimir

Comentarios