El Titanic inicia su primer y último viaje

Efemérides: Recordando fechas que marcaron al mundo de la mano de EnCuentos.com.

10 de abril de 1912 el Titanic inicia su primer y único viaje

El 10 de Abril de 1912 el Titanic inició el que sería su primer y último viaje, comandado por el capitán E. J. Smith, un experimentado marino con una larga carrera a sus espaldas y que había navegado más de dos millones de millas para la White Star Line. Era su último viaje antes de jubilarse, así que tomó especiales precauciones para asegurarse de que todo se desarrollaba normalmente.

Partieron de Southampton (Inglaterra) hacia Nueva York, haciendo breves paradas en Cherburgo (Francia) y en Queenstown (Irlanda), antes de abrirse paso hacia el océano, en un intento de batir el récord de tiempo empleado hasta la fecha en cruzar el Atlántico.

A las 11:40 de la noche del 14 de Abril, a una velocidad de 22,5 nudos, el Titanic chocó contra un iceberg por el costado de estribor, demostrando una vez más la inferioridad última del hombre respecto de la Naturaleza: Se suponía que los icebergs no llegaban a latitudes tan bajas.

¿Cómo era el Titanic?

El Titanic, cuya construcción se llevó a cabo en los astilleros Harland & Wolff en Belfast, Irlanda, costó unos 8.500 millones de pesetas y fue botado el 31 de Mayo de 1911.

Medía cerca de 300 metros de eslora y unos 30 de manga. Desplazaba 46.328 toneladas.

Era propulsado por dos hélices gemelas de más de siete metros de diámetro y otra hélice, en posición central, que medía más de cinco metros.

Tenía 29 calderas que alimentaban a dos motores de vapor de 30.000 HP y a una turbina de 16.000 HP. Combinados, propulsaban el navío a una velocidad de unos 22 nudos.

El Titanic tenia 28 salones y suites para los pasajeros de primera clase, que podían elegir sus habitaciones decoradas según los estilos Luis XIV, XV, XVI, Imperio, Renacentista, etc. Algunas de estas habitaciones tenían incluso chimeneas de carbón en la sala de estar, y camas gigantescas en el dormitorio. De haber continuado a flote constituiría un museo de otra época, la cual tal vez llegó a su fin con este desgraciado naufragio.

Los precios de los billetes variaban ostensiblemente, desde las 870 libras esterlinas para un billete en primera clase, hasta las dos libras esterlinas para un billete en tercera clase. Por supuesto, la mayoría de pasajeros viajaban en tercera clase.

Su tripulación era de unas 900 personas. Junto con los pasajeros (entre primera, segunda y tercera clase), sumaban 2.227 personas. Los 20 botes salvavidas disponibles tenían una capacidad conjunta de 1.178 personas, excediendo los requerimientos oficiales de la época, pero resultaron totalmente insuficientes. Tal vez éste fue el gran error del Titanic.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fuente: www.marenostrum.org

Imprimir Imprimir

Comentarios