Karaí y los guaraníes

Karaí y los garaníes. Escritores Argentinos. Cuentos con moraleja. Karaí vivía en San Ignacio, una localidad cercana a Candelaria, en la actual provincia de Misiones, que era la capital de la población guaraní ubicada en las tierras del noreste argentino, sur del Brasil y el Paraguay. Karaí era hijo del cacique de una de las […]

Resulta interesante también:

Las empanadas más ricas
Fundación Huerta Niño

Karaí y los garaníes. Escritores Argentinos. Cuentos con moraleja.

Karaí vivía en San Ignacio, una localidad cercana a Candelaria, en la actual provincia de Misiones, que era la capital de la población guaraní ubicada en las tierras del noreste argentino, sur del Brasil y el Paraguay.

Karaí era hijo del cacique de una de las tribus y, por su preparación, cuando se enteró de la llegada de los Jesuitas a la zona, comprendió que las novedades que llevaban esos gringos no iban a ser un verdadero progreso para su pueblo.

Karaí tenía diecisiete años y, según las costumbres de su cultura, se consideraba que estaba preparado para casarse y formar una familia.

La prometida se llamaba Irupé, una bella muchachita de dieciséis con la que compartía muchas tardes en el monte.

Su padre aceptó ir a vivir con su gente a la misión jesuítica de San Ignacio, y él estaba destinado a heredar los privilegios a los que accedió el cacique al aceptar mudarse a la misión.

En realidad no era lo mejor, pero resultaba más conveniente que someterse a la esclavitud de los bandeirantes que, obedeciendo a la política de expansión de los conquistadores portugueses, organizaban cacerías humanas para capturar guaraníes y esclavizarlos.

Sin embargo, al poco tiempo de vivir en la misión, Karaí comprobó que se confirmaba su intuición de que esa salida era apenas un intento de defensa y no un verdadero progreso para su pueblo.

Así fue que comenzó a planear irse con Irupé para establecerse nuevamente en el monte.
Decidió renunciar a los beneficios que ya tenía y a los que iba a adquirir por ser hijo del cacique y, entonces, con su mujer ya embarazada y un puñado de amigos, emprendió el viaje.

La despedida fue muy dolorosa, y el cacique sentía que perdía a su hijo, pues suponía que la vuelta al monte era la muerte segura.
 
Sin embargo, respetaba la decisión y comprendía que su hijo quisiera mantener pura su lengua y sus costumbres, sus dioses y sus sueños, pero sentía como si una lanza se le clavara en el pecho.

Pasaron varias penurias y muchos días, que debieron invertir para internarse en el monte hasta encontrar un lugar apropiado donde residir.

Ya corría el año 1737, y mientras, en la misión, su pueblo iba, paulatinamente, fundiéndose con la lengua y las costumbres españolas, los integrantes del grupo de valientes que acompañó a Karaí conservaban intacta su cultura.

En 1768, los jesuitas debieron abandonar las misiones, y los guaraníes quedaron a merced de los conquistadores para, finalmente, ser asolados por las guerras de frontera de los comienzos del 1800.

Karaí ya era un gran cacique, amado por su  mujer, sus hijos y sus nietos; respetado por su pueblo y venerado por su decisión valiente.

Las generaciones que lo sucedieron comprendieron que es posible alcanzar la felicidad si uno es capaz de mantenerse fiel a las propias raíces y a su propia identidad.

Fin

Hecho el depósito de ley 11.723. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial.


Karaí y los guaraníes

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
cocinera
Bodoquito, la cocinera

Bodoquito, la cocinera. Niños escritores de Perú. Cuentos de cocineras. Había una vez, una niña llamada Bodoquito que quería cocinar...

Cerrar