Yo nací para cosas grandes

Yo nací para cosas grandes. Bibiana Emilia Posso, escritora colombiana. Cuento para padres. Historias de vida.

Una noche cuando se sentía en otro mundo, porque se drogaba para evadir la realidad, Francisca pensaba que su problema no tenía solución y era superior al de las demás personas.

Ella no tenía ganas de seguir luchando, se sentía sola, su madre había muerto el año anterior, se había quedado sin empleo y su esposo había ganado la custodia de sus dos hijos.

Era hija única así que no tenía hermanos y ya no tenía amigos. Francisca sintió que su cuerpo no aguantaba una hora más de inanición, poco a poco se iba desplomando, sus ojos se iban cerrando y de pronto tuvo la sensación de que un ángel le susurraba al oído la frase que su mamita constantemente le repetía a ella, cuando las cosas le salían mal, recuerda siempre y nunca olvides que… “Tu naciste para cosas grandes”, no te preocupes por pequeñeces.

Aunque en aquel momento pensó que nada la salvaría de la muerte, sin embargo repitió, tal vez por costumbre o porque se le olvidaba que existe un ser supremo ,maravilloso, que cuida de nosotros aún en los momentos más difíciles,” Yo nací para cosas grandes” y entró en un sueño profundo.

Cuando despertó, para sorpresa de ella, estaba en un sitio muy hermoso y le traían un suculento desayuno, un buen hombre llamado Felipe la había llevado a un hogar de rehabilitación para drogadictos, allí conoció muchas personas y sus historias de vida eran más dramáticas y tristes que la suya.

Así que todo esto la conforto muchísimo y la hizo cambiar su actitud. Tiempo después Francisca ayudó a rescatar a otras personas de la calle, que como ella también habían caído en las drogas.

Ella salió adelante porque hasta el último momento tuvo fe en Dios, y aun cuando ya no contaba con la presencia de su madre, se había dado cuenta del poder que tienen las palabras positivas en las personas. Así que siete años más tarde volvió a la vida política, y se lanzó como alcaldesa de la ciudad donde había nacido.

Lo grandioso fue que ese año ganó las elecciones, y en agradecimiento con sus electores y colaboradores hizo un discurso, que finalizó con la voz entrecortada, mientras las lágrimas se le escurrían por las mejillas, pronunciando la frase que para ella era celebre: “Yo nací para cosas grandes”.

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios