Florecer

campos holandeses

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Esta es una simple historia de fe. Sucedió hace mucho tiempo, en una región de Holanda, donde campos y cosechas, florecían siempre con abundancia.

Sus habitantes, gozaban de alegría y bienestar, y no conocían la enfermedad, por lo que llegaban a ser muy longevos.

Un día, apareció por allí, una mujer de aspecto sombrío, cubierta por completo de ropas oscuras, apenas dejaba ver su cara, huesuda y pálida.

Todos al verla, huían de su presencia, y escondidos la observaban. Nadie la conocí ¿Qué hacía en ese lugar?

Recorría las calles buscando ¿Qué?…
Al anochecer, fatigada de andar, quedo dormida al costado de un sendero.

Y al despertar, con las primeras luces del alba, sintiendo el roce de la brisa temprana, comprobó con inmensa dicha, que su ferviente deseo, se cumplía…

Si, su piel y todo su cuerpo, renacían… ¡Comenzaba a recuperar su salud!

La vieron alejarse lentamente, sonriente por el camino…

Fin

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir





Comentarios