El Puente

El Puente. Escritores de cuentos. Cuentos infantiles largos.

He sacado este relato de mi mochila y lo he desempolvado y reescrito. Ha viajado conmigo, en mi mochila, por Barcelona, Paris, Hanover, y vino a echar raíces aqui en Copenhague.
Cuando lo escribí en Santiago de Chile en el áño 1971, jamás me habría imaginado que lo enviaría a los niños del mundo (y a los padres, ojo) desde Dinamarca.Fue concebido como manuscrito para un film de dibujos animados por allá en la época en que mis amigos Mario Carvajal, Carlos Saraniti y yo, eramos tan tan jóvenes, nïños, y veíamos al mundo como un gran sueño magnífico y bello. Pero lleno de pesadillas también. Pesadillas que ibamos a combatir con nuestros lápices, colores y máquinas de escribir.Ahora, ya viejos, aún somos niños, aún pensamos así.
Ian.


1

Había una vez por ahí en el mundo dos pueblos. El Pueblo Amarillo y el Pueblo Azul.
Ambos pueblos vivían en la cima de dos montañas separadas por un gigantezco abismo.
Los niños jugaban e iban al colegio y los jóvenes soñaban y estudiaban y hacian planes para el futuro; y los adultos trabajaban y disfrutaban de sus hijos. Ah! y los viejos hacían lo que se les daba la gana pero especialmente le daban dulces y chocolates a los ninios cuando los papás no estaban mirando.

Pero a pesar de la vida tranquila y placentera, habia un obstáculo en la felicidad de ambos pueblos. El inmenso abismo que los separaba producía tristeza. No podian visitarse y conocerse, jugar o hacer planes juntos.
A veces algunos jóvenes del Pueblo Azul se acercaban al borde del abismo y gritaban “HOOOOLAAAA!
COOOOOOMO ESTAN POR ALLAAAAAAAAÁ!<. A los que otros jovenes del Pueblo Amarillo contestaban>
HOOOOOOOOOOLAAAAAAA! ESTAMOS BIEEEEEEEÉN!…”.
En realidad los que mas querían juntarse para jugar y conocerse eran los niños. Ellos también se acercaban
muy cuidadosamente al abismo y se gritaban >HHHHOOOOOOOOOOOOOOOLAAAAAAAAAAAAAA!!!!.

Un día, no se sabe si fueron los niños del Pueblo Amarillo o del Pueblo azul, o ambos a la misma vez, tuvieron una gran idea: HACER UN PUENTE!. Un puente que uniera a ambas montañas para pasar de un lado al otro como si el abismo ya no existiera.
Pero cómo? Parecía un sueño irrealizable…
Decidieron si, en ambos pueblos y a la misma vez -y esto es una de las cosas mas increibles de este cuento- ir a hablar con los mayores y contarles la idea.
Algunos grandes se rieron, otros callaron, pero algunos se resfregaron el mentón y les brillaron los ojos como nunca antes.
“Si… un puente…” se decían a si mismos.
Y comenzaron las ideas a brotar como las flores amarillas y mariposas azules de las montañas.
Primero, cada pueblo eligió una delegación. O sea un pequeño grupo de gente que representara a todos los otros que no eran delegacion. Muy simple.
Las delegaciones de ambos pueblos se reunieron al borde del abismo y comenzaron a gritar “HOOOLAAAAA! QUEREMOS HACER UN PUEEEEEENTEEEEE! USTEDES TAMBIEEEEEEÉN?” ” SIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!” Y luego todos los niños de ambos pueblos gritaron juntos “VAMOS A HACER UN PUEEEEEEENTE!”.

Ahora, lo que cuento aqui y que parece imposible, o sea esto de que todos al mismo tiempo y esto y lo otro y los de acá y los de allá, etc. no es imposible. Si uno mira la Historia, podremos ver que hay miles de ejemplos de ideas milagrosas que se han hecho bajo condiciones aparentemente imposibles. Los ejemplos los pueden encontrar todos si leen el enorme libro llamado La Historia.

Por lo tanto, para seguir con el cuento, el Pueblo Amarillo y el Pueblo Azul se organizaron en grupos, carpinteros, albañiles, constructores, arquitectos ingenieros, mano de obra y niños, muchos niños que cantaban junto a los viejos:

Haciendo un puente
Haciendo un puente
por ese lado
y por acá.

Toda la gente
tan competente
nos acercamos
de aquí y de allá

Después de tres meses de duro trabajo, el puente fue terminado. Fue a las doce del dia domingo. Un dia de primavera. El sol brillaba amablemente y las montanias estaban llenas de dedales de oro y aves y mariposas azules.
Es difícil describir el silencio que se produjo cuando un albañil del Pueblo Azul y un albañil del Pueblo Amarillo pusieron las dos ultimas piedras y se dieron la mano.
Todos se miraron asombrados sin decir palabra.
Pero luego vino un estallido de VIVAS! y HURRÁ HURRÁ! y la gente de ambos pueblos corrieron a abrazarse por primera vez en su historia.

2
El puente estaba terminando. Pero algunos observaron que era necesario pintarlo para darle mas hermosura y color.
Ahora, queridos lectores, ocurrió una cosa que es muy difícil de relatar. Una cosa que ha ocurrido millones de veces entre nosotros los seres humanos. Creo que nadie ha logrado definir el segundo ese en que seres humanos tranquilos y buena gentes se transforman en monstruos.
No tanto en la apariencia fisica, aunque sí los ojos se entrecierran, las bocas se ponen mas duras, los brazos y la manos se aprietan y tiemblan… Pero es la manera de pensar la que es monstruosa. Algo hace CLIK! en los cerebros y almas y todo cambia en menos de un segundo. No quiero escribir la palabra locura…
Creo que ustedes lo comprenderán cuando escriba lo que los habitantes de ambos pueblo se dijieron los unos a los otros:

-El puente debe ser pintado azul-
-No, el puente debe ser pintado amarillo-
-El puente debe ser pintado azul porque azul es el color del mar-
– El amarillo es el color del sol! El puente debe ser amarillo!-
-MUERAN los amarillos! Vivan los azules!-
-MUERTE a los azules! Vivan los amarillos!-
-GUERRA!-
-MUERTE Y GUERRA CONTRA LOS ENEMIGOS!-

Y las tres horribles palabras fueron gritadas: MUERTE, GUERRA, ENEMIGO.

Ambos pueblos se retiraron rápidamente a sus respectivas montañas. El puente quedo desierto y el sol despareció entre nubes grises. Los dedales de oro se marchitaron y las aves y mariposas desaparecieron.
Los niños se llevaron a sus viejos con los ojos tristes y llenos de lágrimas.
Los adultos y los jóvenes se fueron a sus casas. Algunos cabizbajos y otros con las manos en alto gritando las tres palabras terribles.
La noche cayó sobre ambos pueblos.
Esa noche se reunieron los monstruos que eran una minoría, y establecieron una Junta Bélica. O sea los que iban a dirigir y dar las ordenes de la guerra a punto de estallar.
Los habitantes de los pueblos debían aceptar las órdenes de la Junta Bélica so pena de muerte.

y asi se fueron inventando las siguientes armas>

Lanzas de palo
Arcos y flechas
Catapulcas
Flechas de fuego
Mosquetes y balas
Pistolas y balas de plomo
Aviones
Rifles a repeticion
Granadas
Rifles y pistolas automaticas
Ametralladoras
Ametralladoras automaticas
Jets
Armas nucleares

Todos estos armamentos fueron arrojados sobre los pueblos amarillo y azul. Murieron muchas personas. Las casas y edificios, sus hermosas plazas y colegios y hospitales quedaron arruinados.
Y El Puente, el puente habia desaparecido.
La gente estaba exhausta y atemorizada y hambrienta. Y no sabían que hacer. Las Juntas Bélicas de ambos pueblos aceptaron la derrota y el desastre. Y volvieron a sus rostros pinceladas humanas.

Los niños tuvieron una idea nuevamente.
Construir el puente de nuevo y pintarlo amarillo y azúl. Los adultos, ya exhaustos e incrédulos solo decian “mmm, es que…. no sé…” Pero unos pocos, en ambos pueblos se reorganizaron e hicieron una nueva delegación.

El puente (y los pueblos) después de muchos años de duro trabajo, unió una vez más al Pueblo Amarillo y al Pueblo Azul. Y volvió a reinar la alegria en ambos pueblos.
Dos pintores, uno con un traje azúl y el otro con un traje amarillo, comenzaron a pintar cada uno desde su lado.
Cuando llegaron a la mitad del puente, se confundieron porque no estaba muy claro si la mitad era azúl o amarilla.
“Es azul!” dijo el pintor azul.
“No! Es amarilla!” dijo el pintor amarillo.

Uno le pegó un brochazo al otro y se armó una escaramuza de brochazos y pinturas y los ojos y bocas y manos de algunos habitantes se pusieron  tensos y duros nuevamente. Incluso se escucharon los gritos de siempre: GUERRA, MUERTE, ENEMIGO.
Pero los niños de ambos pueblos corrieron a la mitad del puente, echaron a los pintores y lo que hicieron fue in-creible! Mezclaron la pintura amarilla con la azul y produjieron pintura verde.

Todos, o algunos, sabemos que los colores amarillo y azúl produce el color verde. Y todos sabemos que el color verde es el color de la paz y de la amistad.
El puente fue pintado entero verde. Los pueblos se reconciliaron una vez màs, y para terminar, quiero decir que no he ido a esas montañas en mucho tiempo. Por lo tanto no se si aún estará el puente verde y los pueblos reunidos y en paz. Yo quiero creer que si. Que todos cantan:

Hicimos un puente
Hicimos un puente
Por ese lado
Y por acá

Se acabó la guerra
se acabó la muerte
reina la paz
y la amistad.

Imprimir Imprimir





Comentarios