Pedro y la Mariposa

Cuentos de mariposas para niños

Pedro y la Mariposa es uno de los bellos cuentos de mariposas para niños de todas las edades, escrito por Teresita Vago.

Pedro es un chico de diez años. Vive en un barrio cualquiera de la Argentina, con su mamá y su papá. Es hijo único, y por eso, por la falta de hermanos, siempre se sintió muy solo y triste. Desde que nació, siempre vivió de una forma sistemática: tediosa, aburrida, sin color ni alegría.
Aylin es una Mariposa. No se sabe donde nació, pero es de cualquier lugar. Tampoco se le conoce edad, pero parece muy jovencita. Es muy alegre, simpática y dulce: sus alas tienen todos los colores, y vive en una casita color roja, en la copa de un árbol. Su principal misión es cumplir los sueños de todos los niños, por los cuales siente debilidad y amor. Vivía volando por todos los barrios del país, siempre cantando y con una sonrisa para brindar: se le había vuelto rutinario, hasta que algo cambió.
Una tarde de otoño, a eso de las cinco, Pedro salía de la Escuela y, oh coincidencia: Aylin volaba por la calle que da al colegio en ese mismo instante. Como la casa de él queda a pocas cuadras, corría lleno de plenitud y luz: eso a la Mariposa le llamó mucho la atención, por eso quiso acercársele. ¡Y lo logró! Era evidente: tenían que encontrarse. Aylin empezó a cantar, y lo reconoció. Pedro, sorprendido, no lo podía creer.
Comenzaron a hablar y Pedro le contó sus sueños, sus ilusiones, sus amores: ser el mejor del mundo, jugar a la pelota como Lionel Messi y que la chica que le gusta, Paz, le dé bolilla. A la Mariposa le pareció demasiado, por eso le dijo que sólo podía cumplirle uno de esos sueños. El se quedó dubitativo, y su respuesta fue que lo iba a pensar. En su cuarto tenia una cajita azul de madera que espantaría a las brujas malas, y como le molestaban mucho, le pareció que la mejor manera de sacarle la mala energía era entregársela a Aylin, ya que ella tiene poderes mágicos. Al día siguiente, Pedro fue hacia la copa del árbol donde vive la Mariposa, y ella la recibió, felicitándolo y diciéndole que era un genio.
A partir de ese momento, se hicieron grandes amigos. A los dos, el haberse encontrado los llenó de ilusiones y felicidad: él vivía soñando en su Escuela, llamando la atención de todos los que lo rodeaban; y ella tenía un motivo para estar contenta. En los recreos, Pedro se acercaba a un rincón específico de la Escuela y hablaba unos segundos con Aylin, con un código de guiños que solo ellos entendían. Hasta que una noche, ella se apareció en la ventana, con una sonrisa, y muy agradecida. Le trajo una sorpresa: le juró que iba a ser su Mariposa protectora para siempre, que se instalaría en su mesa de luz y fue una promesa eterna.
Nadie en su familia sabia esta situación: a veces Pedro contaba en la cena que tenia una Mariposa amiga, pero sus padres, sobre todo Mónica, su mamá, tenia la intriga de saber en que andaba su hijo. Ella creía que el hijo fabulaba constantemente, con esas creencias de los adultos. Pero, un buen día, cuando Mónica ingresó en la habitación de Pedro, la Mariposa se rebeló; ¿de que manera?, salió de la cajita en la cual se había instalado, y comenzó a volar por todos lados, creando una revolución que la dejó pasmada. Definitivamente, la aparición de Aylin hizo que las cosas cambiaran. Desde ese momento, la Mariposa y Pedro fueron amigos para siempre.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Pedro y la Mariposa es uno de los bellos cuentos de mariposas para niños de todas las edades, escrito por Teresita Vago.

Imprimir Imprimir

Comentarios