Los amigos

Cuentos infantiles sobre aves

Los amigos es uno de los bellos cuentos infantiles sobre aves escrito por Roberto Delgado Mejias, un cuento sugerido para niños de todas las edades.

Las aves se reunieron en el monte al que solo hacía dos días que habían llegado. Tres días atrás huyeron despavoridas de sus hogares cuando los humanos con sus buldóceres habían derribado el bosque. Todos los animales con alas pudieron escapar, hacia la costa, todavía florida, huyendo de la deforestación que se enseñoreaba por todas partes. Los venados también lo hicieron. Muchos insectos perecieron en la indiscriminada tala y en el posterior incendio provocado.
Se reunieron en el nuevo hogar porque allá desamparados quedaron una preciosa cartacuba, ave que solo vive en Cuba. De color verde intenso en el dorso y abajo, blanco-grisáceo que hacia los lados, junto a las alas se vuelve rosado. Junto a la base del pico, arriba las plumas son amarillas y por delante en la garganta y el cuello tiene un parche rojo rodeado por bordes blancos y a continuación otro azul claro entre el pico y el ala y un sijú cotunto, posados en las ramas marchitas de un árbol, que por encontrase aislado del monte, se había salvado de las llamas, pero no la tala.
El día que ocurrió, el sijú no pudo huir, como los demás pues ve de solo de noche y su amiga la cartacuba no quiso dejarlo abandonado a su suerte. Igual le pasó al sijú. Al llegar la noche, pudo haber abandonado el lugar, pero fiel y agradecido con su amiga, fue reciproco y decidió pernoctar con ella en aquel lugar, otrora floreciente, ahora inhóspito y solitario. Pasaban los días y ellos se mantenían uno al lado del otro. El hambre y la sed, los atacaron con furor, pero permanecieron inalterables en su decisión de morir juntos, antes que uno abandonar al otro.
—Tenemos que hacer algo, no podemos permitir que mueran de hambre —dijo la garza.
—Cada día tenemos menos espacio para vivir, mis abuelos cruzaban la isla de una punta a la otra en grandes bandadas y ya ven quedamos muy pocas y siempre tenemos que hacer escondidos nuestros nidos porque los humanos nos roban los pichones —se quejó la cotorra.
—Muchos de nosotros somos únicos en el mundo porque solo existimos aquí en nuestro país. No podemos desaparecer y que nos pase igual que al guacamayo, que hace ya muchos años no existe. —habló el tomeguín del pinar.
—Hemos de unirnos. Ahora lo urgente es salvar a la cartacuba y al sijú ¿pero cómo? —preguntó el arriero.
—Buena idea tienes. Hay que unirse. No han visto a las hormigas, entre todas cargan con hojas e insectos muchos más grandes que ellas. En la unión está la fuerza. —propuso el tocororo y agregó —Tengo un plan. Vamos a construir un nido bien grande, entre todos lo cargamos con nuestras patas y volamos hasta allá, montamos al sijú y a la cartacuba y regresamos.
—¡Bien! Manos, digo pico y patas a la obra —gritó entusiasmada la torcaza.
Y unidos por la amistad construyeron el nido más grande que ojos de aves jamás habían visto y con el esfuerzo de todos, lo llevaron adónde los dos amigos, los subieron y volaron de nuevo a la costa salvándolos de una muerte segura.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Los amigos es uno de los bellos cuentos infantiles sobre aves escrito por Roberto Delgado Mejias, un cuento sugerido para niños de todas las edades.

Imprimir Imprimir

Comentarios