La verdadera historia del lobo feroz

Este cuento, no crean que es tan cuento es la verdadera historia…la verdadera historia de ese falso cuento, que de chicos y no tan chicos le fue contado. Cansado de que mi imagen fuera apocada, decidí sacar a la luz mi verdad. Había una vez…no…no…Había una niña con una capita roja, que en el bosque […]

Resulta interesante también:

la cotorra
La invitada
Qué debemos hacer cuando hay un terremoto

Este cuento, no crean que es tan cuento es la verdadera historia…la verdadera historia de ese falso cuento, que de chicos y no tan chicos le fue contado.

Cansado de que mi imagen fuera apocada, decidí sacar a la luz mi verdad. Había una vez…no…no…Había una niña con una capita roja, que en el bosque la llamábamos.

Esa funda…ese gorro de color rojo y ya me empiezo a enojar…era inconfundible. Esta niña cantaba y bailaba, pero también corría por el bosque destruyendo las margaritas, cortando las hojas de los queridos arboles, ahuyentaba a gritos a los pequeños conejos, los pájaros, las ardillas y las mariposas…

Desechaba sus papeles de caramelos en el rio, contaminando el agua. Nadie la quería, todos corríamos al verla, solo escuchar que se aproximaba hacia que cada uno de los animales se escondiera en el primer lugar que encontrara.

Todo empezó un día que viniendo yo del sindicato de lobos me cruce por casualidad con este pequeño monstruo. Al verla me enterneció su carita de ángel; fue así que le pregunte a donde se dirigía, pensé que podía oscurecer y se podría perder en el bosque, Le dije: ¿A dónde vas, muchachita?

Y ella me contesto: A la casa de mi abuelita, (apretándome los molletes), que lindo lobito, ¿no quieres acompañarme? Sin dejar que pudiera decir palabra me agarro de la cola y me arrastró.

La muy malcriada me arrastraba, me decía que al llegar a casa de su abuelita me realizaría un corte de pelo, porque el que tenía estaba pasado de moda.

Ahyyy , por mi antepasados que como pude me zafe y corrí sin dirección , más que cortarme el pelo la muy salvaje tal vez me cortaba una pata o valla a saber que si se le erraba con la tijera. Como odio cuando escucho su vocecita llamándome lobito. Lobito ven que quiero jugar ti, pobre de mí…

Recuerdo que un día me agarro por sorpresa y sácate!!!, me pinto la cara con unos brillos que traía en su sesta me puso una peluca de colores y me amarro al árbol. Fui el hazmerreir de todo el bosque. Otra vez me convido con un caramelo que estaba relleno de pegamento una semana sin probar bocado; esa niña es un demonio …!!!

Yo le quise dar una lección , para que así escarmentara . Su abuela una persona noble y buena prometió ayudarme después que escuchara mi relato :“ Claro que te ayudare , estimado lobito , no permitiré que mi nieta destruya el bosque y maltrate a los animales que en el habitan , cuenta con migo para lo que sea necesario “ , afirmo la abuelita de caperucita roja.

Una calurosa tarde llame al celular de la abuelita para acordar una cita , ya que ella es una persona extremadamente ocupada . Sus reuniones el club de jubilado del bosque , sus encuentros con amigas para tomar el té junto al rio y las clases de Tai chi chuan no le dejan tiempo libre .

Arreglada la cita solo quedaba acudir a su casa . Al llegar me recibió en su jardín de invierno , que paraíso!!! Aire acondicionado , LCD y sillón masajeador …me convido con refresco ¡que placer!. Luego para que me sintiera aún más cómodo y para compensar los malos tratos de su nieta me invito a zambullirme en su piscina ubicada en parque .

Acostumbrado a mi madriguera , un PH al fondo , con poca iluminación y compartida con una pareja de topos y una marmota , eso era ¡fabuloso!. Esa tarde entre refresco y refresco, zambullida y zambullida pudimos acordar que ella se encargaría de hablar con su nieta y pedirle que reflexionara sobre las actitudes que tenía para con los habitantes del bosque.

Después de unos días la abuelita me llamo para que esa tarde fuera a su casa, ya que iría Caperucita Roja a llevarle unos pastelitos. Me vestí con mi mejor traje , me lave los dientes, me peine y me fui cantando de alegría pensando que esa tarde por fin encontraría la tranquilidad tan ansiada .

Pero no…casi termino en el comedor de la abuelita …pero no comiendo …sino de tapis. Al llegar toque la puerta y salió la abuelita y sorprendida me dijo :” llegaste temprano …esta justo por salir a pasear a mi querido perrito Inolfo …pasa y espérame …siéntete como en tu casa en diez minutos regreso…”.

La caminata me dio hambre y sed .Fui a la cocina y me serví uno de esos riquísimos refrescos que ya había probado , tome , tome y tome … comí unas galletas … de repente comencé a tener sueño …los ojos se me cerraban , mis patas estaban sin fuerza y mi cuerpo me pedía descanso.

Me fui a dormir una siesta . La cama de la abuelita era tan cómoda que decidí taparme y dormir plácidamente …Hasta que de repente sentí un portazo …que es ese ruido me pregunte . Sin tiempo en el cual pudiera salirme de la cama …vi una sombra que se acercaba …del miedo me tape todo…tiritaba de miedo…y de repente …Sentí su vos “Abuelita” Abuelita” , el monstro había llegado , pude agarrar un camisón de la abuelita que estaba cerca y me cubrí para que no me reconociera …me puse un gorro también …pero nada…todo fue en vano.

La niña entro y de repente el verme me dijo :”Vos no sos mi abuelita…¿Quién sos? Me pregunto . Yo no respondía estaba paralizado. Me agarro las orejas y me dijo ¡ que linda orejitas que tienes ¡ Pero están muy sucias , tal vez tenga que lavarlas .

Yo pensé que me dejaba sordo. Sacó de un cajón un trozo de algodón y empezó a pasármelo por las orejas. Mirando mi hocico me dijo :” qué lindo pelitos tienes , son demasiado largos hay que cortarlos “ y sin dudar con una tijera me corto los bigotes. Abriéndome la boca me dijo “que lindos dientes que tienes , pero están llenos de sarro “ te voy a pasar la lijadora para que queden limpios , limpios” .

Yo estaba sudando , y no sabía cómo escapar …al pasarme la lijadora raspo mi lengua …hay que dolor … pedí a gritos socorro , se me callo el sombrero y …me reconoció. Lobito , me dijo ven para acá que ahora te toca cortarte las uñas , después depilarte el lomo y luego …grite y grité.

En eso se sintió un disparo…claro había un torneo de tiro , y los leñadores al oír los gritos vinieron. El pequeño monstruo había metido la cabeza dentro de mi boca para atarme la campañilla y ver si sonaba …en eso entraron a la habitación comenzaron a dispararme , me corrieron , me tiran para matarme y como pude salte por la ventana , cayendo arriba de un cactus lleno de espinas.

Salí de esa casa huyendo cruce el rio y nunca más regrese. Fuel el peor día de mi vida . Desde ese día no salgo de mi madriguera , más solo que para buscar un poco de alimento y agua . Nunca pude contar mi verdad y la verdadera historia de este cuento.

Bueno ahora que ustedes la conocen verán que no siempre existe una sola verdad. Hay que escuchar la historia de los dos lados del rio.

Fin


La verdadera historia del lobo feroz

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Comentarios

comentarios

madre e hijo
Nuestros Hijos

Mis pechos desnudos acarician al niño que nos trajo la vida. Se nos vuelve traviesa juega, grita, llora y ríe....

Cerrar