La quebrada cerca de la casa

Historias de hermanos

La quebrada cerca de la casa es una de las historias de hermanos sugerida para niños a partir de los nueve años, un verdadero cuento de aventuras para compartir entre hermanos.

Miraba el cielo que cada vez se tornaba más azul. A través de él veía pasar momentos muy agradables de mi niñez. En ese momento estaba yo tirada sobre el césped sonriendo con una gran felicidad en mi corazón…

-¿Para dónde vamos hoy? -preguntó Anita mientras caminaba junto a su hermano Luis.

-Hoy quiero que vayamos a la quebrada. Quiero pescar unos camarones y guabaras. -le respondió su hermano. -¿Qué tal te parece si hoy nos comemos una rica sopa?

-Sí -brincaba de gusto Anita. Y la podemos cocinar en la piedra grande. Voy a avisarle a Rita, a Marina y a Gustavo para que nos acompañen.

Mientras Anita le decía a sus hermanos, Luis fue donde su madre Aurora y le pidió permiso para ir con sus hermanos a la quebrada que estaba cerca de su casa. -Pueden ir pero tengan mucho cuidado. -Y dicho esto le entregó todo lo necesario para la sopa.

De los cinco hermanos, Luis era el mayor, tenía catorce años y le gustaba mucho llevar a sus hermanos a pescar. Gustavo fue al patio y se acercó dónde estaban unas matas de yautia y comenzó a escarbar la tierra hasta encontrar varias lombrices. Las echó en un frasco y se fue a buscar a sus hermanos.

Por otro lado estaban Anita y Marina buscando unas varitas para hacer la caña de pescar con el hilo que tenían en las manos.

Cuando ya tuvieron listas todas las cosas se fueron juntitos para la quebrada.

En el camino iban cantando, se les notaba muy contentos. Llegaron a la quebrada y Luis les dijo -tengan mucho cuidado con las piedras, no vaya a ser que se resbalen y se den un golpe.

-No te preocupes – le respondió Marina quién tenía doce años. Yo los velo, y dicho esto. comenzó a ayudar a sus hermanos a cruzar la quebrada. Una vez al otro lado comenzaron a sacar de la orilla las hojas y buscaron entre las mismas, encontrando guabaras.

También buscaron dentro del agua y cuando tuvieron suficientes, salieron y se sentaron en las piedras y comenzaron a ponerle hilo de pescar a los palitos que habían llevado, además de colocarles lombrices en los anzuelos que hicieron con agujas, formando así unas cañas de pescar con las cuales cogieron muchos camarones.

Durante el tiempo que esperaban para pescar camarones, se metieron a la quebrada a darse un chapuzón. El agua estaba bien fresca y limpia, por lo que se divirtieron mucho.

Pasado un tiempo, salieron del agua y se sentaron en las piedras a tomar sol para secarse y a la misma vez iban preparando la sopa. Cuando ya estuvo lista, le guardaron una poca a su madre, se sirvieron todos y les gustó tanto como les quedó, que se comieron toda la que quedaba en la olla.

-Marina, Luis -escucharon la voz de sus madre que los llamaba. -Ya es tarde, suban.

-Por ahí vamos -le respondió Marina. -Vamos, recojamos todo rápido. Hoy estuvo muy rica el agua ¿verdad? [refiriéndose a la quebrada].

-Sí -respondieron todos. -Y la sopa también, – todos se fueron riendo hasta llegar a la casa. Habían pasado un gran día junto a su hermano Luis.

Y fueron felices por siempre. Eran niños que aprendieron a divertirse con lo que la naturaleza tenía y que cada día les daba la oportunidad de disfrutar.

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de nueve años

La quebrada cerca de la casa es una de las historias de hermanos sugerida para niños a partir de los nueve años, un verdadero cuento de aventuras para compartir entre hermanos.

Imprimir Imprimir
EnCuentos
Acerca de EnCuentos 48 Articles
Había una vez… un grupo de profesionales y autores independientes que habían decidido ayudar a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento habían sido chicos- e hijos que, mediante la lectura, se convertirían en algún momento en mejores padres.

Comentarios