La galleta

La galleta

La galleta

La galleta. Yuri Viviana Martinez Velasco, escritora colombiana. Cuentos infantiles. Cuentos fantásticos para niños.

 

-Hola , hola, auxilio, auxilio ¿en dónde estoy, qué es este lugar? no lo conozco, jamás había estado aquí, y donde esta mamá, papá y mis hermanas, hola, hola, que alguien me ayude.

Hola señor dirigiéndose al estómago, mmmmm niña que quieres, no interrumpas mi trabajo dijo el estómago, señor discúlpeme llegué a este lugar desconocido para mí, no sé en donde esta mi familia, solo recuerdo que estábamos juntos en una cajita que se abrió de pronto, mostrándome una luz y unas pinzas gigantes me atraparon y me llevaron a una casa oscura en donde me empujaron hacia un tubo en donde di vueltas y vueltas hasta caer en una almohada suave y gigantesca en la cual dormí unos segundos, me desperté temerosa, mareada, gritando y al no encontrar respuesta te pateé, me respondiste con un gruñido y ahora le pregunto señor me puede ayudar dirigiéndose al enorme estómago.

El estómago dijo: Ay mi niña eres un pequeña y redonda galleta fabricada de harina, sal, levadura y esencia de limón, horneada y empacada en una cajita y fuiste llevada a una tienda en donde Vivi te compró y te comió y por eso estas aquí conmigo.

– ¡Qué, que me dice señor!, yo no entiendo nada y quien es Vivi, yo quiero a mi mamá, mi papá y mis hermanitas, dijo la galleta limón llorando.

-Tranquila niña estas en mi casa y yo te cuidare le dijo el estómago, mira niña te voy a explicar, Vivi es mi ama, es la niña que me cuida y me consiente, es mi rostro por fuera porque yo soy el rostro interno, la puerta de esta casa por la que entraste es la boca y el tubo en el que diste vueltas fue el esófago quien es mi primo, y como eres un alimento, todos entran por la boca y se trituran con los dientes y pasan por la faringe y el esófago y llegan a mí el estomago y yo los envió al intestino delgado y este a su vez al intestino grueso.

-No no no interrumpió la galleta, no señor estómago no me envié allí, déjeme como usted, yo le ayudo, me porto bien, no se arrepentirá, por favor, se lo suplico -dijo llorando la galleta.

-Niña cálmate dijo el estómago, tú debes avanzar no te puedes quedar acá yo no tengo tiempo para cuidarte, yo no tengo hijos.

-No, no , no gritaba la galleta, déjeme con usted, adópteme no me envié a ese otro lugar no, no ,no, yo no quiero ir allá.

-Silencio, silencio niña con voz fuerte replicó el estómago, si te quedas aquí deberás ayudarme a recibir a todos los alimentos, para seleccionarlos, almacenarlos y a eliminar los que no me sirvan, me encenderás como una batidora para mezclar y triturar todas las bolitas de alimento procedentes del esófago, luego de todo este proceso los enviamos a nuestros vecinos los intestinos quienes terminaran de descomponer los alimentos y cuando tenga tiempo jugaremos y te enseñare a leer y escribir y me convertiré en tu nuevo papá, porque tus padres y hermanas emprendieron un viaje largo sin ti y ahora yo seré tu nueva familia.

Fin

Comentarios