Erase una vez



Erase una vez. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil.

Erase una vez

Érase una vez…,como decían los cuentos de antes, una princesa, un anillo, una pequeña mesa y un inmenso castillo. Una bruja mala, una rana enfadada, un precioso cielo azul y un príncipe guapo que es del color que ya sabes tú.

Pero este cuento es distinto y quiero que lo leas contento porque ya verás que no te miento. La historia empieza con carcajadas y me preguntarás:

-¿En esta historia no existen las hadas?

-Pues te diré que no -para qué quieren a las hadas unos personajes que aquí no utilizan espadas, ni hay brujas malvadas, ni princesas envenenadas porque no comen manzanas.

Érase una vez que se era, te digo de nuevo, una hermosa princesa que estaba en su castillo jugando con una rana. Mil carcajadas y un solo juego. La rana abre la boca y mirando al sol amarillo espera a que la princesa le enceste en su garganta un anillo. Un anillo dorado que no es un anillo cualquiera, tiene dos alas para poder volar y así engañar la tirada.

Se rie el anillo y queda rodando sobre la mesa mientras se enfada tanto la rana como la princesa. El príncipe azul no apareció en un caballo blanco. Ella lo invitó, un poco atrevida y soltando la melena, a una majestuosa cena. Él, llegó muy temprano deseoso de conocer a la doncella y se quedó de piedra cuando vio que era exageradamente bella.

Y no es una expresión, lo cierto es que en piedra se convirtió a dos metros de la mesa. ¿Cómo seguirá la historia si el príncipe no la besa? Pasaron los días. La princesa comía sola, lo miraba y a veces le decía hola pero la piedra no contesta pues no es una caracola. Le preguntó a la rana ¿qué hacer? y muy nerviosa jugaba con el anillo, le daba vueltas en el dedo mientras buscaba alguna solución que no le diera miedo.

-Resulta- le dijo la rana -que podría yo darle un beso para ver si deja de ser de piedra.

-Inténtalo- le dijo ella mientras con un empujón la animaba. La rana, de un salto, llegó a la mejilla del muchacho y después de darle un beso, ni dejó de ser piedra ni nada de eso.

-Pero alguna solución habrá- dijo algo desde el dedo de la princesa y que tenía un dorado brillo.

-Es cierto- dijo ella,

-¿para qué tenemos en esta historia a un hermoso anillo?- Lo sacó de su dedo y poniéndolo en la palma de la mano lo elevó al cielo. El anillo comenzó a agitar sus alas y se acercó al príncipe.

Buscó su mano y entre puedo y no puedo se colocó al fin en un dedo. El príncipe despertó y un poco confuso se quedó. Se presentaron todos los personajes y para cenar se vistieron con elegantes trajes. Ella nunca le contó lo que había pasado. La rana se sentó con ellos como si no hubiera ocurrido nada.

El anillo siguió volando, de un dedo a otro y a veces escapando. El príncipe, como todos sabemos, ya no se alejó de la princesa. Y, aunque con los años, ya ancianos, a los dos les salieron varices, debemos terminar esta historia con …fueron felices y comieron perdices.

Fin

Hacemos tu vida más fácil, hablamos de lo que importa. Red Estrategia.


Temas Relacionados

  • Casitigre Casigato

    Casitigre Casigato. María Alicia Esaín, escritora argentina. Cuento infantil. Cuentos de títeres. Casitigre Casigato estaba muy enojado....

  • Las palabras misteriosas

    Las palabras misteriosas. Alicia Esaín, escritora argentina. Cuentos infantiles. -¡Una MAMIPOSA!- gritó Agustín y nadie en la casa...

  • Adrinada y Adrinuja

    Adrinada y Adrinuja. Dolores Espinosa, escritora española. Cuentos infantiles. Cuentos de hadas y brujas.   Adrinada era el hada más triste...

  • La sorpresa

    La sorpresa. Mercedes Martínez “Morimó”. Escritora española. Cuentos infantiles. Aventuras de niños. Hacía rato que mi madre estaba...

  • Lunapia y Toritorio

    Lunapia y Toritorio. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil. No sabía que existían hasta que entré en aquella tienda....

  • Los Conquistadores

    Los conquistadores. David McKee, escritor. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer. Había una vez un país muy grande...

  • Cuento de primavera

    Cuento de primavera. Flor Lesli Morgan Ortiz. Cuentos infantiles. La primavera ha llegado a estos campos, mustios y pardos, y los recorre al...

  • El Sr. Invierno

    El Sr. Invierno. Dolores Espinosa, escritora española. Cuentos infantiles. Cuentos sobre el invierno. Sentado en un banco, enfurruñado y...


Artículos similares a: Erase una vez
Publique sus cuentos en EnCuentos.com

¿te gusta 'Erase una vez'?





Términos Relacionados


, , , , , , , , , , .

Cuentos Infantiles. Recursos educativos. La salud de los niños.

Imprimir Imprimir


espacio de publicidad
Conducta Vial