El sapito curioso

El sapito curioso

El sapito curioso es un bello cuento infantil que habla de un lindo y curioso sapo, escrito por Morena Montes y sugerido para niños a partir de siete años.

Había una vez un sapito curioso que vivía en el jardín de una casa muy linda. En esa casa, vivía con una feliz familia, los papás, tres niñas y un perro.

El sapito observa todo desde su escondite. De vez en cuando croaba, las niñas alborotadas iban a decirle a su mamá que habían escuchado cantar a un sapito. La mamá salía buscarlo pero nunca lo encontraba porque el sapito se quedaba quietito entre las plantas y de allí veía cuando la mamá se iba.

Un día el curioso sapito salió de su escondite a espiar qué hacían los de la casa. Absorto en su curiosidad, no se dio cuenta que el perro andaba por ahí cerca. Con su natural “glo” “glo”, salió a espiar saltito a saltito pero en unos de sus saltitos le erró la distancia y cayó en un rosal que le pinchó una patita. Un “glo” de dolor se le escapó, el perro escuchó y empezó a olfatear, hasta que descubrió al sapito que asustado saltaba y croaba.

El perro empezó a perseguirlo, ladrándole cerquita. El sapito no sabía por dónde escapar. De pronto, vio la puerta de la casa abierta y se metió por ella.

El perro cada vez más cerca parecía que lo iba morder, el sapito muy asustado se metió debajo de la cama, mientras el perro ladraba enfurecido.

La niña más pequeña corrió a avisar a su mamá que Muso (el perro) estaba atacando al sapito.

La madre llama al perro .El sapito sale muy asustado y saltando rápido se va a su escondite.

La niña pregunta a su mamá:

– ¿Dónde vive el sapito?

– En el jardín, es el sapito que canta en la mañana y en la tarde. Se alimenta de mosquitos y cuida nuestras plantas.

El sapito siguió viviendo en el jardín, pero nunca más se le ocurrió de salí a espiar.

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de siete años

El sapito curioso es un bello cuento infantil que habla de un lindo y curioso sapo, escrito por Morena Montes y sugerido para niños a partir de siete años.

Imprimir Imprimir

Comentarios