El pulpo goloso

Cuentos para niños de pulpos

El pulpo goloso es uno de los bellos cuentos para niños de pulpos escrito por Gladys Gutiérrez Fernández, un cuento sugerido para niños a partir de siete años.

En el canal de Chacao, vivía pulpo Pulponzo. Le llamaban así porque era muy goloso.

Todo lo que veía bajo el agua quería atraparlo con sus tentáculos y comérselo.

A la vista estaba que se alimentaba muy bien. Todos los demás pulpos lo envidiaban porque tenía energía suficiente para llevar sus alimentos y guardarlos en el arrecife.

Pero un día se sintió muy enfermo. Estaba hinchado y con fuertes dolores de estómago.

Mientras se quejaba de sus dolores se sentía culpable porque había comido mucho. Pero no sentía nada de remordimiento por su egoísmo de compartir sus alimentos.

El cangrejo que pasaba por su lado, le dijo:

-Eso te pasa por glotón, porque no compartiste los alimentos y ahora nosotros tenemos mucha hambre.

Dicho esto, no sabemos de dónde, apareció la anguila y comenzó a lacearlo con su larga cola.

El pulpo goloso se retorcía de dolor y trataba de esquivarla.
El cangrejo y la anguila se reían de verlo tan afligido sin importarles que estuviera sufriendo.

Fueron tan crueles con él, que en un momento Pulponzo se arrodilló como pudo con todos sus tentáculos, pidiendo ayuda y que lo perdonaran porque no pensó en el daño que les hacía a sus hermanos del mar.

Fue tanta su pena que reconoció ante sus amigos que sin querer le habían dado una gran lección.

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de siete años

El pulpo goloso es uno de los bellos cuentos para niños de pulpos escrito por Gladys Gutiérrez Fernández, un cuento sugerido para niños a partir de siete años.

Imprimir Imprimir





Comentarios