El pequeño arcoiris

Cuento infantil sobre el arcoiris

El pequeño arcoiris es un bello y dulce cuento infantil sobre el arcoiris escrito por Monica Soto, sugerido para niños de todas las edades.

Esta historia ocurrió un fresca tarde de agosto, había caído una intensa lluvia en la ciudad, en algunos lugares se formaron grandes charcos de agua cristalina, como en el parque de la esquina de mi casa, en los que se reflejaban los rayos del sol.
Les contare lo que ahí sucedió…

Después de la lluvia, en el parque parecía que todo despertaba a la vida, aunque era por la tarde aun había bastante sol. Los pajarillos se sacudían sus alitas húmedas, los arboles goteaban, algunos gatos se estiraban después de esconderse bajo las ramas buscando no mojarse más. Las personas salían de sus refugios temporales y poco a poco el trafico volvía a su normalidad.
Cerca de un gran árbol, junto a la banqueta, quedo un pequeño charco del cual surgió un hermoso arcoíris. Este abrió sus ojitos y al observar alrededor comenzó a murmurar…

-No entiendo… ayer estaba en las montañas, antier en un circo junto a los animales que bebían de donde yo estaba…hoy estoy aquí , donde no hay naturaleza, como fue que paso… Que me mueve? Para que estoy aquí?…quien me lo podrá decir.

Mira a su alrededor y ve un árbol.
-oiga Sr. Árbol, sabe usted como llegue aquí?
-Ahh¡¡¡¡
-qué?¡¡ qué le pasa¡¡¡
-me asustaste ¡
-porque?
-porque los arcoíris nunca hablan
-oh disculpe, yo no hablaba tampoco pero ya no puedo con estas dudas. Es que no sé porque estoy aquí, creí que había nacido en la naturaleza, como los árboles y las nubes, pero hoy estoy aquí, además solo recuerdo haber estado en dos lugares antes. No entiendo de donde soy y para que estoy aquí.
-no lo sé, yo cerré mis ojos para disfrutar la lluvia en mi cuerpo acalorado, y cuando los abrí ya estabas ahí… normalmente después de una lluvia aparece uno de ustedes, aunque tú eres muy joven y pequeño. Naciste hace poco tiempo, eres como uno de esos niños que se suben a mis ramas.
-entonces no sabe nada de mí?
-no, solo sé que aparecen y desaparecen y a los humanos les encanta mirarles.
-bueno, gracias por su ayuda.
Y el gran árbol cerro sus ojos para descansar y tomar una siesta mientras se secaba.

El arcoíris miro hacia la banqueta y vio un hidrante rojo muy bonito. Aunque no sabía que es un hidrante, eso no lo detuvo de preguntarle lo mismo.

-disculpe Sr. ?
-eh¡ qué? Qué pasa ?
-lo asuste ?
-no, me sorprendiste, como nunca había visto que un arcoíris hablara…
-sí, ya veo que todos piensan que no hablo, pero si lo hago.
-qué quieres ?
-preguntarle si sabe cómo llegue aquí, o porque estoy aquí?
-no niño, yo vigilaba la calle durante la lluvia, por si ocurría un accidente que necesitara mi ayuda para apagar algún fuego, y cuando voltee ya estabas ahí.
-bueno, gracias Sr. Rojo

Aun no sabía que era un hidrante, y no se atrevió a preguntarle, ya que se veía muy malhumorado.

-ahora a quien le pregunto… ah¡ una nube¡
Dijo mirando hacia el cielo. Y gritando se dirigió a ella:
-Oiga Sr. Nube ¡
-hola ¡
-hola ¡ puedo preguntarle algo?
-pues pregunta
-Sabe cómo llegue aqui?
-no… Yo estaba tranquilo lejos de aquí, cuando llegaron mis hermanos y comenzaron a pelear y empujarse todos, se pusieron negros y salieron chispas y rayos, de pronto el viento nos empujó y comenzamos a viajar, al chocar unos con otros dejamos nuestra lluvia por aquí y por allá, y cuando se calmaron se desvanecieron dejándome solo…aun no se porque son tan enojones.
-entiendo, gracias

De pronto se escucharon unas carcajadas muy alegres y fuertes. El arcoíris volteo a todos lados y no veía quien reía tan feliz.
-acá hijo ¡ arriba ¡
-qué? Quién es? Ah ¡ es usted Sr. Sol
-escuche tus dudas, yo soy la razón de que tu existas
-cómo?
-jajajaja ¡¡ si mira te explico…yo soy tu padre y tu madre es el agua, y donde estemos juntos, tu estarás
-no entiendo
-hijo, yo le doy luz al agua y ella me da todos los colores¡¡ Es así como funciona
-esa es la razón ? –dijo triste
-no, esa solo es la explicación física, existe una verdadera razón
-cuál es?
-eres un regalo para los hombres, el símbolo de amor que Dios dio al hombre, una promesa de que después de la tormenta vienen cosas buenas y bonitas como tú.
-por eso todos me observan con asombro y felicidad?
-así es, eres un regalo muy hermoso y todos te aman
-oh¡¡ gracias Padre, gracias¡¡¡ me siento tan feliz, me has dado una razón para existir ¡
-esa es la idea hijo, ser feliz y hace muy feliz al mundo.
Y desde hace muchos años los arcoíris nos acompañan para decirnos cuanto nos ama Dios.

FIN

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El pequeño arcoiris es un bello y dulce cuento infantil sobre el arcoiris escrito por Monica Soto, sugerido para niños de todas las edades.

Imprimir Imprimir

Comentarios