El pavo real

Cuentos sobre el pavo real

El pavo real es uno de los fantásticos cuentos sobre el pavo real escrito por Mariela Burlando, un bello cuento para compartir en familia. 

Viajaba en Pegaso, un día, el ángel Azariel, con dirección a la Tierra, para realizar la tarea de prevenir a las autoridades de Gateway, (Tailandia), de las inundaciones y epidemias que estaban por llegar.
En su camino sólo pensaba que tenía que darse prisa y llegar lo antes posible a fin de evitar la tragedia que azotaría a tan noble pueblo.
Tan absorto se encontraba en sus pensamientos, que no se percató que había dejado atrás, la ruta que le habían indicado, para evitar todo peligro.
Es por eso, que ambos se toparon con una gran tormenta y cuando quisieron dar marcha atrás, era muy tarde para regresar, ya que un rayo impactó en el ala izquierda del caballo, con lo cual se vieron en la necesidad de aterrizar, en un lugar seguro.
Una vez en el lugar, el ángel tomó forma humana y se dispuso a recolectar todo lo que fuera necesario para curar a su amigo y así proseguir su camino.
En su búsqueda divisó un pequeño, mubaan, -algo así como un pueblo- que se encuentra en la alta montaña de Tailandia, en sus fronteras con Birmania y se dirigió allí, para solicitar ayuda para su amigo.
Los pueblerinos un tanto sorprendidos por la presencia de aquel extraño, que prácticamente apareció de la nada, no pusieron reparo en ofrecerle colaboración.
Sin embargo la sorpresa fue mayúscula cuando vieron aquel hermoso y extraño animal. Su inmaculada blancura y sus enormes alas, le daba un aire divino a tan maravilloso ejemplar, aún a pesar del daño que tenía.

Inmediatamente procedieron a curarle. Le pusieron unas tablillas y las hojas con el fruto de xantonas de mangostan, que es la medicina que se usa para estos casos.
El tratamiento actuó casi de inmediato, como un elixir mágico, ya que en breves horas, las alas se encontraban en perfectas condiciones.
Viendo a Pegaso ya recuperado, Azariel, decidió remontar su vuelo; no sin antes agradecer y despedirse de los pobladores que lo ayudaron.
En eso notaron que se acercaba a ellos, Luang y sus hijos. Luang era patriarca de una familia descendiente del monarca Bhumibol Adulyadej y quien cumplía las funciones de gobierno en el lugar.
Les indicó que no se podían ir, porque ellos habían curado al animal y ahora les pertenecía.
Comentaron también, que Buda dejó este plano físico, montando un caballo blanco y para ellos, este caballo alado representa al que lleva el libro de la ley, la practicidad, el amor, la paciencia, la dedicación, la estabilidad, la clarividencia y capaz de percibir a los humanos con poderes mágicos. Además de que les serviría de medio de transporte.
Azariel procedió a explicarles la misión que tenía que cumplir y que no podía retrasar mucho tiempo más su vuelo, porque la vida de mucha gente estaba en peligro.
Pero a pesar de los ruegos del ángel, no fue posible convencerlos. Resueltos a salir a como diera lugar, de aquel sitio, comenzó a retroceder poco a poco, a la misma vez que su fiel amigo, de los miembros de la familia y los numerosos curiosos que allí se arremolinaron.
Pero en su intento, fueron apresados y confinados a una gran jaula, para ser exhibidos a todos los visitantes y habitantes del pueblo.
Azariel, se encontraba desesperado, no sabía que hacer para escaparse, los barrotes de hierro se lo impedían.
Afligido y cansado se recostó en una esquina de la jaula conjuntamente con el caballo, se quedó pensando que su misión quedaría sin ser cumplida y -así se hizo de noche-
Mientras los habitantes del pueblo dormían, el cielo se iluminó y apareció una enorme figura de luz brillante, era el JEFE DE AZARIEL, quien abrió las puertas de la jaula, y –dijo-
Ve mi ángel, prontamente a cumplir con tu cometido.
En su lugar colocó un hermoso pavo real y dejó un mensaje a los pobladores de aquel lugar:
“Si quieren exhibir algo, en este animal encontrarán el símbolo de la vida eterna y la inmortalidad del alma, del amor, la vigilancia, la compasión, la buena voluntad, la crianza y amabilidad y de está manera ustedes también ayudarán a la humanidad en su evolución espiritual”.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El pavo real es uno de los fantásticos cuentos sobre el pavo real escrito por Mariela Burlando, un bello cuento para compartir en familia. 

Imprimir Imprimir

Comentarios