El cuento, de un cuento

Cuentos infantiles sobre cuentos

El cuento, de un cuento es uno de los cuentos infantiles sobre cuentos escrito por Wilmer Archila, un bello cuento sugerido para niños de todas las edades para compartir en familia. 

Quien es? se preguntaron todos al verlo llegar. Venia emocionado, con su
caminar pausado, con paso triunfante, luciendo un gesto de prepotencia como
el de aquellos que se la saben todas,-y el,si que se las sabia todas- como
quien sabe lo que va a decir, incluso hasta con gesto arrogante, fantasioso y
dramático.
Lo que más asombraba, era su vestimenta; llena de mil colores; aunque él
Personalmente, prefería tomar el color que fuera necesario para llamar la
Atención, por esto ese día había escogido:¡mil colores!, ¡la ocasión lo
ameritaba!.
Tan pronto como cruzó la puerta, todos lo miraron sorprendidos y un silencio total
invadió el recinto; unos, se quedaron viéndolo con ojos de expectativa, otros le
vieron cara de payaso, pero se guardaron sus risitas burlonas, algunos mas
soñadores, lo identificaron como aquel héroe que acude al rescate, ellas
suspiraban por aquel príncipe encantado, para otros, no era mas que el animal de
una fabula; ¡hasta como un fantasma o un científico loco lo vieron! Bueno…cada
cual lo miraba como le parecía, esa era la idea, sin embargo….algo tenía que los
mantenía absortos.
El, se sentía observado, sentía que lo miraban por todas partes, y le gustaba,
se enorgullecía de ello pero….como empezar? Había una vez? ¡no, así no!
Erase una vez? ¡No! Tampoco, En un país muy lejano?….. bueno, no importa
-se dijo- para comenzar no era necesario tanta formalidad.
Tan pronto tomo la palabra y se abrió a todos, brotaron de él una tras otra miles
de historias de las cuales era protagonista.¡¡El!! había batallado, sufrido, llorado,
reído. Había perdido y había ganado, había enseñado y había aprendido, muchos
eran los mundos visitados, de esta galaxia y de otras, ¡hasta en el mas allá y el
mas acá!
Tan pronto inicio, inmediatamente y como por arte de magia, brotaron: arco
iris, nubes con soles, noches estrelladas, aves que bailaban, animales que
hablaban, mares profundos, piratas, muertos vivientes, naves intergalácticas,
hadas, duendes, brujas, príncipes en caballos voladores, dragones, caza-
fantasmas, y hasta un bobito pescando en un balde.
Empezó por describirles los lugares que conocía, ¡aah, los sitios en los que
había estado!! -suspiro- ciudades, países, se había sentado a mirar pasar el
tiempo, en las manecillas del reloj en la torre del big-ben en Londres, hizo
malabarismo en los arcos del triunfo en París, se había sentado a pensar en la
punta de la torre Eiffel, sostuvo una interesante conversación con la estatua
de la libertad en New York, trato de enderezar la torre Pizza, pero termino
comiéndose una de pollo y champiñones, trepo las cataratas del Niágara con
un cardumen de salmones ¡ahh! tantos recuerdos….¡y los personajes con los
que había compartido! ¡eso si que era lo mejor!
Una tortuga campeona mundial de velocidad, pues le había ganado a una
liebre, una hermosa dama que vivía en un país de maravillas, siete enanitos
que eran los mas grandes del mundo porque toda la gente los conocía
acompañando a una princesa, una preciosa niña que derrotó a un lobo feroz y
quien a su vez era hermano de otro lobo que quería derrumbarle sus casitas a
tres cerditos ¡vaya desalmado!. En otra ocasión, le presentaron a un joven que
vivía en la india y se la pasaba sacándole brillo a una lámpara, ¡y ni que decir
de aquella pobre viejecita que no tenia que comer, ni que beber, ¡pobrecita!
¡tuvo que ayudarla claro!, también a un valeroso gato que era soldado, pero era
gato….mejor dicho un gato-soldado-gato, que murió heroicamente con las
botas puestas. Princesas, reyes, jeques, bailarinas de mil y una noches,
bueno….. a esos no quería recordarlos pues le inventaron muchos cuentos
sobres esas noches, Ricardo corazón de león ¡que a propósito! murió el
león que le prestó el corazón y Ricardo ni siquiera se había enterado. Bueno…
para que enumerarles más.
Sus palabras estaban llenas de sabiduría popular, eran tan fantásticas que
todos estaban maravillados, tan extasiados que ni siquiera respiraban por no
perderse de nada. ¡si señor! los tenía atrapados en aquel increíble agujero
que no era negro….porque no era un agujero. Momificados, como estatuas
humanas disfrutando de aquel espectáculo.
Y entonces dijo…FIN, y salió justo en el momento en que sonaba la campana.
Llevaba un brillo especial en sus ojos. ¡Había cautivado y lo habían cautivado!.
Entonces alguien en el salón pregunto: ¿Quien era? y la profesora absorta
Contesto mientras lo observaba alejarse rumbo a la biblioteca. ¡Era…..Un Cuento!

Autor: Lic. Wilmer Archila

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El cuento, de un cuento es uno de los cuentos infantiles sobre cuentos escrito por Wilmer Archila, un bello cuento sugerido para niños de todas las edades para compartir en familia. 

Imprimir Imprimir

Comentarios