El abuelo en mi vida

mano con baston

El abuelo en mi vida

El abuelo en mi vida. Cuento infantil sobre los abuelos sugerido para niños de 10 a 12 años.

Después de la muerte de papá, él vino a vivir con nosotros, poco a poco comencé a sentir fastidio y a veces hasta deseaba que se fuera de la casa, por ejemplo; al tomar algún líquido, ya sea el té o la sopa ponía su boca como piquito que al juntarla con la cuchara hacia un ruido que llegaban a mis oídos como fastidiosas olas, pero más renegaba cuando escupía en el piso y cogía su bastón para llevar su saliva de un lado para otro, como si escribiera o dibujara algo.

A mis once años yo era una niña con pocas amigas y entonces le dedicaba más tiempo a los quehaceres de la casa. Luego de varios meses junté todas las fuerzas del mundo y decidí contarle a mamá lo feo que estaba sintiendo, por eso es que me atreví a hablar, sin embargo cuando iba por la quinta palabra ella me cortó y me dijo que era una malcriada, que yo le debía respeto a su padre y me mandó a atender en la tienda que teníamos.

Así viví un año con esa rabia, sintiéndome culpable por esa antipatía hacia mi abuelo, me sentía incomprendida y no veía las horas de que él se vaya de nuestra casa y cada día que pasaba mi comportamiento era casi insoportable. Por ese motivo mamá tuvo que hablar con mi maestra y ésta a la vez conversó conmigo en varios recreos, me escuchó, me abrazó y me sentía segura y confiada, por fin alguien me entendía y ni siquiera era su hija, luego ya no fue necesario reunirnos a solas, pues a toda la clase nos dejó la actividad de escribir una carta a nuestros padres, entonces entendí que ésta era la oportunidad para sacar todo lo que estaba sintiendo.

Mi carta fue breve, pues la profesora ya le había comentado a mamá del por qué de mi comportamiento, sin embargo sabiendo eso, escribí así;

“Querida mamá:

Te saludo y espero que te encuentres muy bien de salud acompañada de tus hijas e hijos y otros familiares. Pasó a decirte que te amo mucho y te agradezco por todo lo que has hecho y seguirás haciendo por nosotros, pero también te escribo para decirte lo que me está preocupando con respecto al abuelo, quien es tu padre y lo amo mucho, ya que me he podido dar cuenta que es una gran compañía y ayuda para ti, pero también he escuchado que los vecinos dicen haberlo visto caminando triste por las calles. Ahora estoy entendiendo, ya que así como él, yo también me he sentido sola, he renegado y he llorado mucho, pues sigo extrañando a papá. Y creo que por eso, no entendía su comportamiento. Esperando tu comprensión me despido con un fuerte y amoroso abrazo.
Tu hija que te ama Silvia.”

Después de una semana, mamá logró reunir a sus hermanos y acordaron hacer varias cosas por el abuelo, ahora mis tías y tíos venían más seguido a la casa no solo a visitar a su padre, sino a asearlo, a llevarlo de paseo y hasta le inscribieron en el club del adulto mayor. Y algo mágico había pasado en nuestras vidas, sobretodo en la mía, pues ahora estaba agradecida con él, por los cuidados que le dio a mamá para que me pueda traer a este mundo, además él me hacía reír con sus ocurrencias, olía a limpio y procuraba utilizar buenos modales en la mesa, aunque jamás ocupará el lugar de papá, sin embargo hay un lugar especial para él con mis otros abuelos.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuento infantil sobre los abuelos sugerido para niños de 10 a 12 años.

Imprimir Imprimir

Comentarios