Héroe

Cuento sobre dioses del universo

Héroe es un fantástico cuento sobre dioses del universo escrito por Elvis Eberth Huanca Machaca, un cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

“No sé cuándo me enamore de ti, pero ahí estaba… El amor más imposible del mundo entero…”

Apenas por un momento las caravanas de nuestros sueños hicieron una parada, y entonces tú seguiste tu camino y yo el mío…

Apenas por un momento existieron las historias de nuestros corazones, y entonces tú seguiste tu camino y yo el mío…

¿Eras realmente tú o un rayo de sol?
¿Eras tú o una flor floreciendo?
¿Eras tú o era el monzón de mis sueños? ¿Eras tú o era una nube de felicidad?

En ti encontré un mundo hermoso… Un mundo que llamé mi hogar. Un mundo que no había encontrado en los más profundos rincones del Universo.

¿Eras tú o eras un sueño? ¿Eras el destello de una comete, o de una piedra celestial?

¿Quizás serias el último brillo de una estrella en extinción…?

También puedes ser que fueses la canción de la aurora boreal, tus largos y ensortijados cabellos me hacen creer eso. Nunca sabré qué musa del Universo encontré, pero fuiste a quien convertí en inspiración de mis más grandes hazañas, mi más grande y único amor.

Por un momento nuestros corazones se detuvieron, tan solo fue un instante, para luego seguir latiendo… Y continuaste por tu camino, yo continúe buscando los rastros que dejaste…

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy lejano, en un tiempo muy distante, había un grupo de gentes, que se hacían llamar, así mismos, “dioses”.

Ellos eran capaces de crear planetas enteros, formas de vida tan extrañas entre sí, eran un pueblo muy antiguo, y con un conocimiento del Universo muy avanzado, pero ellos; tenían una habilidad, esta habilidad era la de predecir el futuro. El poder de saber lo que pasaría en el mañana.
Este poder era muy codiciado por muchos, pero también muy temido.

Hubo un tiempo cuando los habitantes de muchos planetas comenzaron a salir al universo. Primero fueron los viajes de descubrimiento, luego los de exploración, luego decidieron que deberían ir aún más allá, a continuación, les siguieron los viajes de colonización, es así como pronto el universo entero estaba en guerra, y los inocentes eran masacrados por pueblos más avanzados y ricos.

“Los dioses” estaban horrorizados por lo que sus visiones veían para el futuro del universo, cansados de ver la exterminación de pueblos enteros, decidieron tomar una posición en esa guerra.

Sea cual sea la solución debería ocurrírseles pronto, ya que cada minuto perdido eran millones de vidas sacrificadas por las ansias de riqueza y ambición. Un día “los dioses” invitaron a venir a todos los pueblos que existían en el universo, pensaban que el conocimiento que tenían debería ser conocido por otros más. Esta fue la solución que ellos encontraron a la guerra.

“Salgan – dijeron – de los planetas en que nacieron y vengan aquí, que los estamos esperando, vengan que el futuro los espera… “

“Los dioses” en sus visiones, vieron que tres grandes naciones, llegarían a dónde ellos, y que ellos cambiarían el destino del universo.

Pasó muy poco tiempo y un pueblo respondió, eran una raza con un enorme conocimiento tecnológico, sus gentes habían explorado durante mucho tiempo el universo, y eran incansables luchadores por la paz, pero ellos… Parecían no tener emociones. Por lo que no conocían los sentimientos, solamente conocían sus propios principios.

Incapaces de sentir alegría o tristeza, por ser los primeros en responder al llamado de los dioses, fueron llamados, “Inmortales”, su nombre viviría eternamente en los anales de la historia.

Debido a que no conocían la maldad y eran muy respetuosos del cumplimiento del deber, los dioses estaban convencidos, de que este pueblo podría hacer grandes cosas por el bien de todo el Universo.

El segundo pueblo en llegar, ante los dioses, provenía de de la zona más desconocida y oscura del universo, no tenían mucho conocimiento de la ciencia y tecnología su razonamiento era casi nulo, mas se guiaban por su instinto que por la razón. Y a diferencia de “los Inmortales” este pueblo era muy emocionalmente emotivo. La pérdida de la vida de uno de ellos podría ocasionar un gran pesar entre toda esa raza.

Este pueblo pudo llegar, gracias a la ayuda de “los inmortales”, tenían formas de insectos, y sus formas y tamaños era muy variantes, viajaban en colonias enteras por lo que fueron llamados “Antropomorfos.”

El tercer pueblo en llegar hasta “los dioses”, fue llamado “el pueblo de cristal”, eran seres muy bellos, de una piel tan clara como las nubes, ellos a simple vista podrían parecer dioses por la presencia que tenían, su inteligencia era muy desarrollada, y su tecnología era superior a cualquier otro pueblo del universo, pero no parecían tener interés en nada mas que no sea el descubrimiento y la investigación, algunos solían llamarles “los filósofos del universo.”

Al poco tiempo, cuando los tres pueblos estuvieron juntos, “los dioses” compartieron con ellos algo de su conocimiento y el destino que cada uno de ellos tendrían incluso el poder de las visiones fue entregado a “Los Inmortales”, pero no pasó mucho tiempo, y “los dioses”, decidieron que era hora de partir, sabían que estando ellos ahí, las visiones que habían tenido no se cumplirían.

Cuando casi todos “los dioses” se habían ido, algo pasó, algo que no estaba en sus visiones, hubo otros más que respondieron a su llamado.

Llegaron antes de que el último de “los dioses” se fuera, en forma de estrella fugaz cayeron ante el ultimo dios, cuando el llego al lugar de la caída, encontró a un enorme gigante de metal, quien sujetaba a un pequeño bebé humano entre sus manos. Era el descendiente de una antigua raza con un poder muy superior al de cualquiera, pero su raza solo vivía para luchar contra otros individuos tan fuertes como ellos y su extinción estaba casi confirmada, es imposible pensar que tal ser emprendiera tan largo viaje en busca de la paz. Pese a los intentos de proteger al bebé, los dos habían llegado sin vida.

El dios, sabía que había muchos que intentaban llegar, y es posible, que los humanos también lo intentaran, quien pensaría que un pueblo con tan primitiva tecnología y un limitado conocimiento del universo, podría ser capaz de emprender tal viaje, pero lamentablemente fueron atrapados por la guerra; el bebé había sido rescatado por aquel gigante era lo más probable.

Muy conmovido por esta situación, el dios al ver que estos dos individuos, llegaron por su propio poder y ayudándose entre sí decidió darles el regalo de la vida, junto sus cuerpos en uno solo, y sus espíritus fueron una sola existencia. Al gigante en representación de su raza, se le dio el nombre de Héroe, y su pueblo entero fue nombrado como “El pueblo Heroico” la raza de los más grandes héroes.

Aquel bebé, hizo que todo el género de los humanos recibiera el nombre, del “pueblo de las Estrellas”.

Él bebé fue levantado por el último de los dioses, a quien le costaba creer lo que había pasado, ya que sus visiones le dijeron que sólo tres pueblos llegarían hasta donde ellos están. El dios no paró de reír de felicidad, las visiones de toda su gente había fallado por primera vez en su historia.

El bebé fue dejado en aquel planeta, para que viviera solo y en paz.

Muy pronto los dioses desaparecieron, y cuando los demás pueblos sintieron ese vacío, cayeron en la desesperación, y se empezaron a destruir uno a uno todos querían ser los amos del universo.

Los semidioses y sus aliados en busca de la pacificación del universo tomaron un camino equivocado al que se les había dado, destruyeron a todos los demás pueblos culpables o inocentes fueron juzgados por igual, hicieron que el pueblo Heroico se acaben entre ellos mismos, debido a su enorme poder todos les tenían miedo, no podía quedar nadie de esa raza y un día llegaron al planeta tierra, quemaron ciudades enteras, cada país fue arrasado, la tierra fue destruirá y los pocos habitantes que quedaron fueron exiliados. Todo en busca de una paz ciega.

Pero, hubo algunos humanos que escaparon, y escuchando la leyenda de aquel bebé y los dioses, decidieron emprender un viaje para buscar a “los dioses”, para que ellos los salven de su destrucción.

Al poco tiempo encontraron un misterioso planeta en el que vivía un hombre que siempre les había estado esperando, él era, quien fuera levantado por el último dios… Tenía un destino y cumpliría con ese destino él se convertiría en el HEROE del Universo entero… Él se convertiría en su HEROE…

Él fue el único capaz de poder combatir contra la opresión y la tiranía… En poco tiempo el destino del universo cambio. Los pequeños pueblos se reunieron en una sola alianza ayudados por los hijos de “Los dioses” y combatieron de igual a igual con su opresor.
Como todos los humanos eran influenciados por sentimientos tan puros como la felicidad y el amor, él también se enamoró… Fue un amor tan puro que hasta hoy las leyendas hablan de él.

La historia del más grande Héroe del universo y la Princesa de Cristal se convirtió en una historia aparte, una leyenda con un final tan triste que hace a muchos odiarla la primera vez que la escuchan.

Él le amó más que su vida misma, ella le amó más que la suya, ella murió y nunca pudo decirle lo que sentía por él. Su amor fue tan único y especial que no solo salvó al universo entero, sino tan bien lo curó… Y yo lo sé porque soy aquel Héroe inmortal que nunca podrá morir…

En más de mil años sólo he conocido el amor verdadero una sola vez en mi vida y es algo tan puro que jamás dejaría de vivirlo, así sufriese una eternidad. Yo no buscaba ser el Héroe de nadie, solamente quería ser tu Héroe, estar ahí para salvarte…

¿Cómo puedo describir la crueldad de este mundo? Me obligaron a vivir eternamente, pero sin ti.

Fin

Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos

Héroe es un fantástico cuento sobre dioses del universo escrito por Elvis Eberth Huanca Machaca, un cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios