Benditas prótesis

Benditas prótesis. Alfonso Quiróz Hernández, escritor chileno. Cuentos fantásticos. Cuentos par a padres.

Gateaba cuando le salió la primera idea. Fugaces en un primer momento. Estas ideas se remitían a tocarse el pie, sonreír, batir los brazos y decir en tono semi serio da, da, da.

Con el tiempo las ideas de leche dieron paso a otras más lúdicas, que por su complejidad, el pediatra denominó ideas definitivas. La creatividad fue fomentada de manera natural tanto por los abuelos como por los padres y logró tal capacidad de inventiva que las ideas se oprimían en hileras pretendiendo salir todas a la vez, para ordenarlas el psicólogo de la escuela recomendó el uso de frenillos.

Al salir de la Universidad y seducido en su trabajo por la dulce mediocridad, aceptó cuanta opinión existiese e incluso llegó a disimular sus propias ideas por temor a ser rechazado.

Terminó con opiniones cariadas degradando totalmente su lucidez. Finalmente, al cabo de unos años y sin otorgarles un aseo a conciencia, sus ideas propias cayeron una tras otra y al pobre no le quedó más remedio que cubrir la ausencia de ideas con prótesis similares a las de todo el mundo.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios