La felicidad

La felicidad. Pedro Mario López Juárez, escritor mexicano. Cuento sobre la felicidad y sobre la vejez. Erase una vez, un anciano maltrecho llamado José y con las consecuencias naturales de la edad. Vivía en una choza muy humilde y apenas le alcanzaba lo que tenía para llevarse un pan a la boca. Un día, conoció […]

Resulta interesante también:

Cortina de humo
Ema

La felicidad. Pedro Mario López Juárez, escritor mexicano. Cuento sobre la felicidad y sobre la vejez.

Erase una vez, un anciano maltrecho llamado José y con las consecuencias naturales de la edad. Vivía en una choza muy humilde y apenas le alcanzaba lo que tenía para llevarse un pan a la boca. Un día, conoció de manera casual, a una niña llamada Miranda, quien siempre pasaba por el frente de su choza para ir al colegio.

La niña lo vio un poco enfermo, sentado en una vieja banca. Le compartió su almuerzo al pobre hombre y le preguntó por qué vivía de esa forma y si no tenía quien lo cuidase. El anciano le respondió:

-Mira niña, ya a mi edad la gente piensa que soy inservible, que soy un estorbo, pero si supieran tan sólo el treinta por ciento de lo que yo se y de lo que yo he vivido, se darían cuenta que los ancianos tenemos mucho para dar. Por ejemplo, la gente no es feliz porque busca en banalidades la felicidad. Te lo explicaré mejor –agregó.

- La gente sufre porque la olla del guisado se tira, porque el día está nublado, porque tiene que ir a trabajar. La gente se la pasa sufriendo porque buscan en el lugar equivocado la felicidad. Por eso, niña, te digo que tu no busques la felicidad en todo aquello que tus ojos puedan ver, sino que la busques en donde la gente nunca ha buscado y eso es dentro de cada uno. Si tu buscas la felicidad dentro de ti, ten por seguro que la encontrarás y nunca se irá de ti. Además, cuando la encuentres –como yo la he encontrado- no necesitarás nada más que un pan para llevarte a la boca. Además, cuando encuentres la dicha dentro de ti, lo demás llegará por añadidura.

Entonces Miranda quedó por un momento pensando en las palabras del anciano. Se levantó, le dio un beso en la mejilla y le dijo:

- Gracias, nos veremos mañana, me voy a buscar la felicidad.

Fin


La felicidad

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Testimonio de Justina Cabral

Justina Cabral - "Encuentos.com me ayudó en mis comienzos a dar a conocer mis obras literarias. Conocí mucha gente e hice muchos colegas amigos con los que hoy por hoy compartimos distintos proyectos literarios..." Ver Más

Carlos Cebrián González

Carlos Cebrián González - "Me siento muy orgulloso de aportar mi pequeño granito de arena literario a esta gran obra en pro de la cultura infantil internacional, como es Encuentos.com, con la que me honro colaborar..." Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
alli estare
Allí estaré

Allí estaré …. Julio Casati, escritor y locutor argentino. Poesía para reconfortar el alma. Cuando nadie esté allí para ti,...

Cerrar