La felicidad

La felicidad. Pedro Mario López Juárez, escritor mexicano. Cuento sobre la felicidad y sobre la vejez. Erase una vez, un anciano maltrecho llamado José y con las consecuencias naturales de la edad. Vivía en una choza muy humilde y apenas le alcanzaba lo que tenía para llevarse un pan a la boca. Un día, conoció […]

Resulta interesante también:

Cortina de humo
Ema

La felicidad. Pedro Mario López Juárez, escritor mexicano. Cuento sobre la felicidad y sobre la vejez.

Erase una vez, un anciano maltrecho llamado José y con las consecuencias naturales de la edad. Vivía en una choza muy humilde y apenas le alcanzaba lo que tenía para llevarse un pan a la boca. Un día, conoció de manera casual, a una niña llamada Miranda, quien siempre pasaba por el frente de su choza para ir al colegio.

La niña lo vio un poco enfermo, sentado en una vieja banca. Le compartió su almuerzo al pobre hombre y le preguntó por qué vivía de esa forma y si no tenía quien lo cuidase. El anciano le respondió:

-Mira niña, ya a mi edad la gente piensa que soy inservible, que soy un estorbo, pero si supieran tan sólo el treinta por ciento de lo que yo se y de lo que yo he vivido, se darían cuenta que los ancianos tenemos mucho para dar. Por ejemplo, la gente no es feliz porque busca en banalidades la felicidad. Te lo explicaré mejor –agregó.

- La gente sufre porque la olla del guisado se tira, porque el día está nublado, porque tiene que ir a trabajar. La gente se la pasa sufriendo porque buscan en el lugar equivocado la felicidad. Por eso, niña, te digo que tu no busques la felicidad en todo aquello que tus ojos puedan ver, sino que la busques en donde la gente nunca ha buscado y eso es dentro de cada uno. Si tu buscas la felicidad dentro de ti, ten por seguro que la encontrarás y nunca se irá de ti. Además, cuando la encuentres –como yo la he encontrado- no necesitarás nada más que un pan para llevarte a la boca. Además, cuando encuentres la dicha dentro de ti, lo demás llegará por añadidura.

Entonces Miranda quedó por un momento pensando en las palabras del anciano. Se levantó, le dio un beso en la mejilla y le dijo:

- Gracias, nos veremos mañana, me voy a buscar la felicidad.

Fin


La felicidad

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
alli estare
Allí estaré

Allí estaré …. Julio Casati, escritor y locutor argentino. Poesía para reconfortar el alma. Cuando nadie esté allí para ti,...

Cerrar