El secreto de Juan. Cuentos de Fe para niños

El secreto de Juan. Cuentos de Fe para niños

El secreto de Juan. Cuentos de Fe para niños

El secreto de Juan. Escritora de Buenos Aires, Argentina. Cuentos de Fe para niños.

Tema del cuento: La Fe

Cuentos de Fe para niños

El Remanso era un pueblo pequeño y alejado de la ciudad. No tenía muchos habitantes y menos riquezas aún.
Quienes allí vivían, eran personas humildes que trabajaban la tierra.
Sus vidas transcurrían medianamente tranquilas excepto en las épocas de grandes lluvias, donde todo parecía volverse un gran caos.
Ese año particularmente la época de inundaciones fue aún peor de lo acostumbrado. Llovía  sin parar, por lo que  el río crecía más de lo que el pueblo podía resistir. Mucha gente perdió su casa, algunos enfermaron, otros tuvieron que sacrificar sus animales, nadie podía estar feliz y realmente nadie lo estaba.
Sin embargo, Juan nunca había perdido su sonrisa, ni en los peores días, donde parecía que el viento y el agua se ensañaban con El Remanso, cosa que en el pueblo nadie terminaba de entender.
Juan nunca bajaba los brazos, siempre tenía una palabra de aliento para todos. No era que a él le fuese mejor que a los demás, también sus tierras estaban perjudicadas por el agua, pero de alguna manera, Juan se las arreglaba para seguir sonriendo.
– ¡Es un insensible! – decían unos.
– Ha de estar loco para sonreír sin motivos – comentaban otros
– Algo oculta para sonreír tanto, hay algo que no nos dice, algo que nos está escondiendo a todos  – pensaban algunos.
Así fue que se instaló en el pueblo el rumor acerca del secreto de Juan.
Los rumores crecen rápido en los pueblos y la gente suele creerlos fácilmente. No se detienen a pensar si puede ser cierto o no, la mayoría lo cree y no pregunta nada más.
Juan era un hombre solitario que vivía rodeado de animales de granja y mascotas. Era humilde y su vivienda también. Nadie la conocía, pues nadie había querido entrar a esa pequeña casa donde para muchos, se guardaba el gran secreto.
Cuando la gente se quejaba porque llovía mucho, Juan contestaba:
– Va a parar, no se preocupe, ya va a parar.
Decía las cosas con una seguridad que nadie podía comprender, que dejaría de llover o que la cosecha no se arruinaría por completo, que las personas  mejorarían de las enfermedades que provocaban las inundaciones, todo parecía tener solución para él.
– ¿Cómo hace para saber que no moriremos ahogados? Se quejaban algunos.
– Ni que tuviera la bola de cristal y pudiese adivinar el futuro – pensaban otros.
– Algo tiene en su casa que hace que sepa estas cosas y que hable con la seguridad que habla. Por algo sonríe siempre, porque conoce qué va a pasar y por eso no se preocupa anticipadamente. Hay algo escondido allí que le da el poder de sonreír pase lo que pase – Comentó otro muy seguro de lo que decía.
Nadie se preocupó en preguntarle a Juan porque siempre veía las cosas en forma más positiva que los demás, porque no dejaba de luchar, porque no se quejaba. Fue más fácil creer que tenía oculto en la casa que le daba esa especie de poder.
Unos pocos, tan sólo unos pocos, pensaban que Juan tenía algo especial, pero no escondido, sino dentro de sí que no es lo mismo y ya veremos que tan equivocados no estaban.

Mientras tanto, Juan seguía luchando, curaba a sus animales, animaba a la gente, rescataba todo lo que podía de lo que había cosechado, protegía el resto. Trabajaba intensamente todo el día, pero jamás faltaba un consuelo, una palabra bonita y por supuesto, tampoco su sonrisa.
Las lluvias no cesaban, la situación era muy complicada y  todos estaban desesperados. Cansados ya de ver que Juan no cambiaba su actitud, decidieron entrar en su casa para ver qué escondía, qué era aquello que le daba el poder de pensar siempre bien, de seguir adelante, de no dejar de sonreír.
Esperaron que hiciera su paseo acostumbrado a la orilla del río, porque aunque lloviese a cántaros, Juan lo hacía igual y entraron en su humilde vivienda a revisar hasta el último de los rincones. Esperaban encontrar una pócima mágica, algún elixir, algún elemento de brujería, pero nada hallaron.
Por más que buscaron y buscaron, nada encontraron.
Desilusionados y más desorientados aún, salieron de la casa, preguntándose entonces cuál era el secreto y dónde estaba.
Ese día Juan regresó antes de lo acostumbrado de su paseo, por lo que llegó justo para cuando sus vecinos abandonaban su casa. No preguntó nada.
Avergonzados, los hombres trataron de dar cuanta excusa se les ocurrió para la visita sin aviso. Hablaban todos al mismo tiempo, con idéntica vergüenza y nerviosismo. Ninguno se animaba a decir la verdad.
Juan escuchaba, pero no entendía. Sonriendo como siempre, esta vez sí preguntó:
– ¿Buscaban algo?  ¿En que los puedo ayudar?
Finalmente, uno de los vecinos se animó y le dijo toda la verdad, que nadie entendía cómo jamás bajaba los brazos, que menos aún comprendían porque no dejaba de sonreír aunque las cosas no estuviesen bien. Agregó que todos, o casi todos, en el pueblo estaban desconcertados con su actitud y que ellos creían que algo escondía en su casa que lo hacía ser como era.
– Lo que buscaron – dijo Juan – no se encuentra arriba de un estante, sobre una mesa o guardado en un ropero.
Todos escucharon con atención, pensando en qué lugar recóndito de la casa habría escondido el gran secreto.
– Han buscado algo que llevo dentro de mi, algo que no tiene forma, ni color, pero que tiene una fuerza muchísimo más grande de la que Uds. puedan imaginar.
Cansados de no entender, volvieron a preguntar cuál era el secreto que tan atesorado guardaba Juan.
– No guardo ningún secreto – dijo muy tranquilo Juan- lo que tengo dentro de mi pueden tenerlo todos, sólo hay que sentirlo.
– ¿De qué se trata entonces? Preguntó uno de los vecinos casi enfurecido.
– De Fe, de eso se trata, ni más ni menos que de tener Fe.
Todos lo escuchaban sin entender demasiado pero con un creciente interés.
– La fe es la que nos hace creer que todo se puede, incluso aquellas cosas que parecen imposibles. La fe nos hace fuertes, alegres, nos permite sonreír en medio de los problemas, con la seguridad que pronto se solucionarán. La fe nos sostiene y hace nuestra vida mejor, sea cual sea la vida que nos ha tocado vivir.
– Con razón… -balbuceó uno- … la sonrisa….
Juan prosiguió:
– La fe es imprescindible para vivir mejor, porque a través de la fe creemos, crecemos, no nos dejamos abatir por los problemas, los enfrentamos con valentía y si se puede con alegría también.
– Ese era el secreto… -dijo otro vecino tomándose la cabeza.
– Secreto ninguno – corrigió Juan- en todo caso un tesoro y de los más valiosos.
No siempre es fácil transmitir la fe a los demás, pues es algo que se siente muy dentro del corazón, pero digamos que se puede contagiar.
El ejemplo de Juan enseñó a muchos en el pueblo y en las siguientes inundaciones todos se veían igual de empapados y agotados, pero más de uno tenía una hermosa sonrisa para estrenar en su cara.

Fin

Marzo 2009

Hecho el depósito de ley 11.723. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial.
Nro. Expte. Direc. Nac. Derechos de Autor 749436

Para pensar con papá, mamá o tu maestra:

– ¿Qué es la fe para vos?

– ¿Sentís que sos una persona de fe?

– ¿Pensás que si realmente tenemos fe, todo es más fácil y se ve la vida mejor?

– ¿Qué harías por alguien que no la tiene?

Imprimir Imprimir
Loading...

Comentarios