El príncipe que perdió la memoria

El príncipe que perdió la memoria Begoña Ibarrola. Cuentos para sentir: Educar las emociones. Cuento perteneciente al proyecto Cuentos para Crecer. Se cuenta que había una vez un reino en un lugar de la Tierra que muy pocos conocían y al que era muy difícil llegar ya que se encontraba en la cima de una […]

Resulta interesante también:

Por un Mundo de Paz y Educación – Reflexión
El Día Internacional de la Mujer no es una celebración

El príncipe que perdió la memoria Begoña Ibarrola. Cuentos para sentir: Educar las emociones. Cuento perteneciente al proyecto Cuentos para Crecer.

Se cuenta que había una vez un reino en un lugar de la Tierra que muy pocos conocían y al que era muy difícil llegar ya que se encontraba en la cima de una montaña muy alta, la más alta de todas las montañas.

Cierto día el rey llamó a uno de sus hijos y le dijo:

—Hijo, siguiendo la tradición de nuestro reino tienes que emprender una misión muy importante. Es una prueba de valor que todos los príncipes deben llevar a cabo al cumplir tu edad, con el fin de prepararte para ocupar mi trono algún día. Debes rescatar una maravillosa perla que está protegida por una peligrosa serpiente y oculta en una cueva que se encuentra en un país muy lejano. Allí tendrás que pasar desapercibido para que nadie se entere de tu misión y, para ello, cambiaras tu aspecto y tus ropas, te adaptarás a sus costumbres y apren¬derás su lengua, pero, por favor, hijo mío, nunca olvides tu misión.

Prepararon al príncipe para el viaje y le facilitaron unos guías que lo acompañaron hasta los límites del lejano y desconocido país. Una vez allí, lo dejaron solo. Cuando caminaba por un sendero que parecía conducir a un pueblo se encontró con otras personas que, tomándole por un viajero más, le dieron conversación y compartieron su comida.

La gente del país le acogió generosamente, le ofreció trabajo, casa y comida, y, poco a poco, el príncipe se olvidó de cuál era la misión que allí le había conducido. Se acostumbró al país, aprendió su lengua y costumbres y se vistió igual que los demás. Su padre, preocupado al no tener noticias de su hijo, envió en secreto mensajeros que, a su vuelta, le informaron de su triste situación: estaba tan adaptado a las costumbres de aquel pueblo y se sentía tan a gusto que había olvidado quién era y cuál era el objetivo de su viaje. Juntos planearon enviar un ave mensajera que susurrara al oído del joven príncipe un mensaje que le ayudara a recordar.

Una noche, estaba el príncipe durmiendo cuando, sobresaltado, despertó al oír a alguien que susurraba en sus oídos las siguientes palabras:

«Despierta, despierta, joven príncipe, recuerda quién eres y cuál es la misión que te fue encomendada».

Al abrir los ojos sólo pudo ver un ave que alzaba el vuelo, pero al instante recobró la memoria y se dio cuenta de que había llegado hasta allí con la misión de rescatar la perla maravillosa.

El joven príncipe dudó de su valor para enfrentarse a la terrible serpiente que la custodiaba hasta que se dio cuenta de que era hijo del rey y, a partir de ese momento, se sintió fuerte y seguro.

Con decisión se dirigió a la cueva donde vivía la gran serpiente y, por medio de unos encantamientos y sonidos que había aprendido en su reino, consiguió que se durmiera y así pudo rescatar la maravillosa perla.

Entonces se despojó de las vestiduras propias de aquel lugar sintiendo que no eran las que le correspondían e intentó vestirse con sus ropas de príncipe, pero en ese momento se dio cuenta de que la ropa le quedaba pequeña porque había crecido mucho en ese tiempo.

Emprendió el viaje de regreso a su país muy contento por haber cumplido la misión que le habían encomendado. Su padre y toda la corte salieron a recibirle con gran alegría ofreciéndole nuevas vestiduras propias de un príncipe y acordes con su estatura, pues a la vista de todos estaba lo que había crecido durante su viaje a tierras lejanas.

En la corte recibió la felicitación por haber rescatado la maravillosa perla y haber superado la prueba, y sintieron que el príncipe que regresaba era muy diferente del que había partido, no sólo por su aspecto externo sino también en su interior. Y, según cuenta la historia, cuando llegó el momento de ocupar el trono y gobernar lo hizo con gran sabiduría y nobleza.

Fin

Este cuento está basado en El canto de la perla, narración que procede de un apócrifo del siglo III llamado Los actos de Tomás, que forma parte de la Biblioteca de Nag Hammadi.

Madrid, SM, 2003


El príncipe que perdió la memoria

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Comentarios

comentarios

1
Teo y sus disfraces – Capítulo I – Teo y su espejo

Teo y sus disfraces (La búsqueda de uno mismo). Liana Castello, escritora argentina. Cuentos infantiles en capítulos. Capítulo I -...

Cerrar