Un ángel sin alas – Ultimo capítulo

Un ángel sin alas – Capítulo VII. Liana Castello, escritora argentina. Cuento infantil en capítulos. Ultimo capítulo Al darse vuelta, vio un ángel alto, muy alto y con un gran par de alas. – ¿Vas a seguir buscando pequeño? Dijo el gran ángel sentándose en la orilla del mar. – Debo encontrar mis alitas, tu […]

Resulta interesante también:

Un ángel sin alas - Ultimo capítulo
Presencia angelical
presencia angelical
Presencia angelical

Un ángel sin alas – Capítulo VII. Liana Castello, escritora argentina. Cuento infantil en capítulos.

Ultimo capítulo

Al darse vuelta, vio un ángel alto, muy alto y con un gran par de alas.

– ¿Vas a seguir buscando pequeño? Dijo el gran ángel sentándose en la orilla del mar.

– Debo encontrar mis alitas, tu tienes y yo no.

– ¿Y por qué se supone que debes encontrarlas? ¿Y si no hay alas para ti?

– Entonces sería el fin – dijo apesadumbrado el angelito.

– ¿El fin de qué si puedo preguntar?

– El fin de mi misión como ángel. No sería un angelito completo, entonces no podría ayudar y proteger a la gente.

– ¿Qué te hace pensar que sin alas no puedes proteger y ayudar? – preguntó un poco serio el gran ángel.

– Todos los angelitos tienen su par de alas, no seré igual a ellos si no las tengo.

– Pues déjame decirte pequeño que estás en un gran error. Por empezar, no todos los ángeles tienen sus alas, muchos más de los que tu crees carecen de ellas y eso no los hace menos ángeles. Ahora bien, si haces memoria, te darás cuenta que has protegido y ayudado mucho sin tus alitas.

El angelito escuchaba atentamente mientras secaba sus lágrimas.

– Recuerda ¿quién hizo que la hamaca comenzara a bajar suavemente y así la niña de trenzas rojizas no se lastimase? ¿Quién tomó del anca al pobre sapo para que no terminara en el caldo de la brujita?

El angelito ya no tenía lágrimas en sus ojitos y una pequeña sonrisa iba naciendo en su rostro.

El gran ángel continuó:

– ¿Quién salvó al bosque y enseñó al mago Tito a que usara su varita con prudencia? ¿Quién uso la fuerza del amor y del corazón para salvar la vida de la tortuga marina?

Una inmensa sonrisa se había apoderado ya del rostro del angelito.

– Y dime ¿te hacían falta tus alitas para ayudar y hacer amigos?

– Pues tienes razón, no me han hecho falta. De todos modos, no termino de entender por qué no poseo un par de lindas alitas como tu.

– En tu corta vida has conocido ya diferentes criaturas. Pues bien, así somos todos, diferentes. Podemos tener ojos saltones, caparazón, alas o no tenerlas. Hay sapos con verrugas y otros que no las tienen y eso no los hace menos sapos. No todos los magos usan varita y siguen siendo magos.

Lo importante es saber que la magia, el amor, las ganas de ayudar y por sobre todo, la esencia de cada uno, no radica en un par de alas, piernas, patas o varitas. Lo que somos está dentro de nuestro corazón, no importa la forma que tengamos, si somos perfectos o tenemos limitaciones, si nos vemos más o menos bellos. Lo verdaderamente importante está dentro nuestro y en nuestro corazón todo es posible ¿has entendido ahora?

El angelito dio un salto, abrazó al gran ángel y lo colmó de besos.

– Creo que ya es momento de irme, estás listo para seguir solito – dijo el gran ángel y desapareció.

El angelito comenzó a caminar seguro y liviano. Ya no iba a preguntar dónde estarían sus alitas, sabía que no tenía, ni tendría jamás, pero también sabía que por ello, no era menos ángel.

Por primera vez en su vida supo que para ser quien era, no le hacían falta. Algunos dicen que por arte de magia, otros muchos, dicen que fue como por magia de ángel.

Fin

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI


Un ángel sin alas - Ultimo capítulo

Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Comentarios

comentarios

las zapatillas deportivas
Las zapatillas deportivas de Sofia

Las zapatillas deportivas de Sofía. Frederick Lipp, escritor español. Perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer. Sofía vivía en una tierra...

Cerrar