EnCuentos

Colección  Educación para la Salud – Mi primer diente

Colección  Educación para la Salud – Mi primer diente

Cuentos para niños sobre salud bucal

Un día comencé a notar que mis dientes empezaron a aflojarse y se movían muy fácilmente, inmediatamente le dije a mi mamá lo que pasaba y ella me dijo que los dientes no eran definitivos en los niños y que a estos se les llamaba “dientes de leche” y que tarde o temprano los mudaría y juzgando por el movimiento de mis dientes frontales ese momento había llegado.

Mi mamá intento moverlo para así sacarlo y no la deje tenia mucho dolor y  miedo a la vez. Fue por esa razón que mi mamá me dijo que me iba a llevar al odontólogo para que me pusieran anestesia y así no me doliera nada. Y así lo hicimos, esa tarde fuimos a donde el odontólogo.

El consultorio era amplio, habían muchos niños, muchas matas y dienticos y muelitas sonriendo. Algunos iban por la misma razón que yo, pero otros iban para que sus muelitas se las repararan, porque tenían caries y el dolor era muy grande.

El odontólogo nos recibió, su nombre era Roberto, y era muy agradable y luego de que mi mamà le explicó la situación, el me dijo que no tuviera miedo que eso era sencillo porque ese diente no tenìa raìces profundas y que había que sacarlo porque si no iba a obstruir el paso del otro que ya pronto saldría. Me dijo también que los dientes que me iban a salir serian los definitivos y que por eso debía cepillarlos y cuidarlos mucho porque si no los perdería pronto.

Mientras conversaba conmigo me invito a que me sentara en la silla que tienen para realizar la extracción. Me dijo que abriera la boca que el solo iba a ver en que situación se encontraba el diente y así fue, me dijo que trataría de moverlo para ver si lo podía sacar, pero como sentía tanto temor me puso una anestesia en aerosol y comencé a sentir menos dolor cuando el lo movió la próxima vez, ya solo sentí un crujido y por fin saliò el diente. No bote mucha sangre y me sentí mejor, èl me indico que era normal, ya que era mi primer diente.

Además me indicó que  lo mejor de sacarse los dientes de leche, era que el “Ratoncito Pérez” vendría por ellos y en su lugar nos dejaría dinerito. Le pregunté que porque el ratoncito se los lleva y me dijo que el necesita los dientes de los niños para poder mantener fuerte los suyos ya que son muy grandes.

El Dr. tenia razón, al día siguiente debajo de la almohada, el ratoncito me dejò dinero en lugar de mi diente.

Ahora yo te pregunto a ti mi encantador lectorcito:

¿Utilizas pasta de dientes para cepillarte o solo lo haces con agua?.

¿Cuántas veces al día te cepillas los dientes?

¿Cuándo fue la última vez que visitaste al odontólogo?

¿Te han dolido los dientes o muelas últimamente?

¿Utilizas el hilo dental después de cepillarlos?

¿Comes muchas golosinas y chuchearías entre comidas?

Elabora con plastilina de colores un modelo de dentadura.

Colección Educación para la Salud – La salud es posible

COLECCIÓN EDUCACIÓN PARA LA SALUD
Lic. Beatriz Mariela Burlando