El árbol de los mil y un deseos

Cuento de sueños

Cuentos de sueños
El árbol de los mil y un deseos es uno de los cuentos de sueños de la escritora Rocío Cumplido González.

El árbol de los mil y un deseos. Cuentos de sueños.

El árbol de los mil y un deseos es uno de los cuentos de sueños de la escritora Rocío Cumplido González.

1- Crear una golosina con tres sabores diferentes.
2- Hablar un idioma que nadie conozca.
3- Conocer a personas extraordinarias.
4- Viajar por el mundo.
5- También viajar por el mundo.
6- Quizás viajar por el mundo
7- ¿He puesto ya viajar por el mundo?

Mi abuelo no puede parar de reír, cuando le leo la lista de deseos que acabo de escribir:

—Vaya Naya, parece que tienes las cosas muy claras.

—Si abuelo—respondo con una sonrisa. —Quiero ser exploradora como tú y ver el mundo: quiero navegar por los siete mares y cruzar los océanos. Montar en camello a través del desierto y surcar los cielos pilotando mi propio avión.

—Estoy convencido de que harás todo eso y más.

Mi abuelo es el mejor. Él siempre me apoya y sabe cuándo estoy de mal humor. Vive con nosotros es nuestra casa y la verdad es que ¡me encanta! por las noches nos quedamos hasta tarde leyendo; pero no leemos cuentos: cuando era joven y viajaba por el mundo, el abuelo escribió todas sus aventuras en unos diarios: todos los sitios que visitó, todas las personas que conoció y todas las aventuras que vivió. Me encanta leerlos e imaginar que estoy con él, en uno de esos países lejanos en los que yo nunca he estado.

Seguro que piensas que soy muy soñadora, e incluso que estoy un poco loca… no te preocupes, no eres el único:

— ¿Qué quieres ser exploradora?—me pregunta sorprendida Tola.

— ¡Eso es imposible!—exclama sin creerme Dona.

—Solo sabes decir tonterías—afirma cruelmente Mona.

Tola, Dona y Mona son hermanas y trillizas. Siempre van vestidas igual y a veces no las puedo diferenciar. Se hacen llamar “Las jefas de la clase” y piensan que todos tenemos que hacer lo que ellas nos manden.

— ¡No son tonterías!—grito enfadada—. Voy a viajar por el mundo: descubriré un nuevo continente, probaré la comida de todos los países, aprenderé a bailar la danza de una tribu africana y escalaré las montañas más altas.

Las trillizas se parten de la risa. Se meten conmigo durante todo el recreo y al final, consiguen que todos mis compañeros se burlen de mis deseos.

Esa tarde para merendar hay tarta de manzana; pero estoy tan triste que no quiero ni probarla.

— Ummm… mis superpoderes de abuelo me dicen, que tiene que haber pasado algo muy malo en el colegio para que no quieras probar tu tarta favorita.

Enfadada, le cuento al abuelo lo que me dijeron las trillizas: —Dicen que nunca podré ser exploradora porque todos los continentes ya han sido descubiertos. Me han dicho que de mayor tengo que buscarme un trabajo normal, ser como los demás y que mis deseos nunca se harán realidad.

El abuelo se queda muy serio durante un buen rato, ¡miedo me da imaginar en que estará pensando! y de repente, como una estrella fugaz, una chispa de luz se enciende en sus ojos.

—Naya ven conmigo, voy a presentarte a un viejo amigo.

— ¿A quién?—pregunto sorprendida.

—Al árbol de los mil y un deseos—responde mi abuelo sonriendo.

Al final de un sendero, en medio de un hermoso campo de margaritas, se encuentra el árbol de los mil y un deseos. Impresionada por lo bonito que es. Me acerco y pongo la mano sobre el tronco. Está lleno de agujeros y dentro de cada uno de ellos hay trocitos de papel de diferentes colores.

Mi alma de exploradora no puede aguantar más y, con mucho cuidado, cojo uno de los trozos de papel y lo abro.

“Árbol de los mil y un deseos, yo deseo aprender a montar en bicicleta del revés y recorrer las calles del pueblo sin caerme ni una sola vez.”

— ¡Es la letra de mamá!

El abuelo se acerca, se pone de rodillas para estar a mi altura y mirándome a los ojos me dice:

—Cuando tu madre era tan pequeña como tú, tuvo esta idea tan loca y se la contó a todo el mundo pensando que se alegrarían y la animarían. Sin embargo, muchos se burlaron de ella y le dijeron que nunca podría conseguirlo. Entonces vino aquí, escribió su deseo y lo puso dentro árbol.

— ¿Y el árbol le concedió su deseo? Puedo imaginarme a mamá haciendo realidad ese loco sueño.

—No—contesta—. El árbol de los mil y un deseos no puede hacer realidad tus sueños.

Lo que hace el árbol es llamar a tu deseo y decirle donde estás, para que aparezca y se haga realidad. Pero los deseos son muy presumidos y les encanta que las personas se esfuercen para hacerlos aparecer. Por eso, si cuando tu deseo te encuentre ve que te has rendido, sólo porque unos niños se han metido contigo ¿sabes lo que hará?

—No—respondo en un suspiro.

—Ese deseo se dará media vuelta, se irá y nunca volverá.

—Pero mi deseo es imposible abuelo, todos me lo dijeron.

—Todas esas personas se equivocan Naya. La verdad es que no existen los deseos imposibles, es solo que a veces son difíciles de alcanzar; pero si te esfuerzas y crees en ti misma, te aseguro que cuando tu deseo te encuentre se hará realidad.

El abuelo saca de su bolsillo un trozo de papel y un lápiz. Sin perder el tiempo lo cojo todo, me siento en el suelo y me pongo a escribir:

“Árbol de los mil y un deseos, yo deseo ser exploradora y viajar por el mundo. Descubrir cada precioso rincón del planeta y aprender todo lo bueno que las personas que conozca quieran enseñarme.”

Doblo el papel con mucho cuidado y lo dejo dentro de uno de los agujeros del árbol. De repente, una suave brisa agita las ramas.

— ¡Mi deseo ya está en camino!—exclamo sin dejar de sonreír.

Esa tarde, mientras vuelvo casa agarrando fuerte la mano de mi abuelo; hago una promesa: traer a mis compañeros de clase para que conozcan el árbol de los mil y un deseos. Así entenderán, que con un poco de esfuerzo, fe y esperanza cualquier deseo se puede hacer realidad.

Fin

Dondeseescondenlashadas.blogspot.com.es
Registro Safecreative: 1606188173414

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El árbol de los mil y un deseos es uno de los cuentos de sueños de la escritora Rocío Cumplido González.

Imprimir Imprimir

Comentarios